Crónicas del viaje de un loco…(46) Día 10 de la Travesía…La esencia (1)

Crónicas del viaje de un loco…(46)
Día 10 de la Travesía…La esencia (1)


Temprano hice un último recorrido playero por Puerto Pirámides mate en mano para desayunar y me preparé para seguir hacía el sur.
El plan de hoy es pasear unas horas por Puerto Madryn (también en Chubut) y luego ir a visitar a un amigo y colega de años…



El camino es simple y bien pavimentado. La RP2 (50) Recorre cercana a la costa de la Bahía unos 80 kilómetros y luego empalma con al RP1 (51) que conduce a Puerto Madryn en aproximadamente 15 kilómetros. Un viaje corto de 95 km en total de 1.30 hs de duración.


Antes de llegar, hice una parada en el camino para agradecer al Gauchito Gil protector de los viajeros (De quien ya hablaremos).



Ya a media mañana empecé a caminar por la ciudad conocida por sus avistajes de Ballenas y sus prácticas de Buceo. Ha crecido enormemente desde mi última visita, allá por 2012.



Mi primer paso fue conseguir estacionamiento, el segundo dirigirme a la Secretaria de Turismo. Un cartel anunciaba una visita a los murales del puerto, pero nadie sabía nada al respecto. Pedí hablar con algún responsable con cargo en el área para que me cuente de qué se trata.



Les aclaro que está en mi esencia ir hasta las últimas consecuencias en aquello que me importa. Nunca me quedo con la primera palabra, la primer mención o explicación que no cierra por completo. Y detesto que se me subestime. Creo que a todos debería pasarles, es bueno, hace bien. Ni quedarme callado, ni conformarme con detalles absurdos. Por supuesto que encaro todo con mucho respeto, cuidando no ensuciar los temas, pero no dejo de insistir en aclaraciones. Repito, todo esto es porque me interesa. Hay muchas cosas o temas que no me interesan. No forman parte de mi esencia curiosa. Una vez que me atendiera un encargado, me sacó de dudas. Los carteles sublimaban o provocaban interés, pero los murales estaban desplegados por todo el paseo costero y eran de diversos tamaños. Por supuesto, hice un recorrido.



Y aproveché para ir a conocer el Teatro del Muelle y fui recibido por la Coordinadora Marta, quien con mucha dedicación me hizo recorrer todo el lugar. Quedé sorprendido por lo bello, o espacioso y lo cuidado. Miré el cronograma de actividades y de espectáculos para este verano, por si me pegaba una vuelta esa misma noche. Y hasta se me invito a que haga algún monólogo, cosa que no tengo preparada para hacer en este viaje. Agradecido.


Esta bahía geográfica tiene una particularidad increíble. Sus playas pueden ser de 500 metros cuando baja el agua del mar y es absolutamente plana. Esta mañana amaneció con un montón de plantas acumuladas en la playa. Igualmente empezaba a poblarse, ya pinta que va a ser un día muy disfrutable.
Paré en una tienda a comprar un farol de noche con lámparas led a casi la mitad de precio del que me habían dado cerca de casa en La Plata. Fue de mucha utilidad nocturna…
Recorrer tiene sus ventajas, no solo por la aparición de hechos y eventos o lugares que no se destacan, pero que hacen más rico un paseo, si no que además son gratuitos…
La seguimos

(50) La RP2 de Chubut tiene una extensión de 141 kilómetros. Inicia cerca del límite con Río Negro y se une a la RN3 en el km 1379.
(51) La RP1 de Chubut va de norte a sur por la por la costa. Su mayor parte es de ripio y empalma con la RP2 para acceder a Pto Madryn.

Todas la imágenes, excepto la del mapa (Google maps), son propias.

Crónicas del viaje de un loco…(45) Día 9 de la Travesía…El optimismo (4)

Crónicas del viaje de un loco…(45)

Día 9 de la Travesía…El optimismo (4)

Todas esas luchas y reconocimientos continuarán. Habrá más en el camino, sin falta. Un pueblo sin lucha es un pueblo aburrido. El optimismo de un luchador es conseguir la meta de su deseo, de su derecho, de su lucha. Se dice que “La única lucha que se pierde, es la que se abandona” (48).

En cada lugar que visito, me permito hacer una ruta cultural. Así que me acerqué a la Dirección de Cultura, pero siendo domingo, estaba cerrada. Igualmente en el recorrido a pie pude ver algunos lugares cómo pasar disfrutar algún evento y luego irme a descansar para seguir el viaje.

Elegí estacionar el Kangumovil exactamente en la puerta de un Centro Cultural llamado “La Puerta”, que era el único espacio dónde se podía ver un show en vivo. Dentro de sus instalaciones pueden verse decoraciones con muchas fotos de la zona, una bandera Whipala (49), algunos libros en un par de estantes y cuadros de luchas. Me puse en contacto con Gianpiero, quién dirige el proyecto, un porteño que llegó hace unos 20 años. Tuvimos una charla cálida sobre la vida y los proyectos. Ya instalado allí, armó familia y no quiere irse nunca más. Hoy lucha por cuidar el pueblo, su naturaleza y la convivencia.

Lamentablemente llegué un día después (¡No se puede todo!) de que tocará un gran músico de la región (Lautaro Ríos) y me apresté a ver cómo armaba escenario y sonido una banda local de cumbia, llamada Tres cuartos. Tres de los cinco integrantes eran policías. Y un tema que flotaba es que están atrasados en los sueldos. Esto en todo Chubut. Qué difícil es para quien depende de otros, que tu vida económica sea “normal”.

Mientras la organización del escenario acontecía, me puse a mirar los libros de la pequeña biblioteca.

No alcance a escuchar todo el show por qué no dejé de andar todo el día y el cansancio me fue ganando. Cuando tuve un rato en la tarde para descansar, en lugar de hacerlo, armé el ajedrez en la vereda y me puse a jugar con los turistas que se animaban…

La seguimos…

(48) Ernesto Che Guevara.

(49) Historiadores ubican el origen de la Wiphala en comunidades del Lago Titicaca, en el actual límite entre Bolivia y Perú, las cuales identificaban sus balsas de totora con insignias con los colores del arcoíris. Cada uno de sus colores representa un elemento. Ver https://www.argentina.gob.ar/noticias/wiphala-simbolo-de-la-vida-en-armonia

Imágenes: Todas propias, excepto la publicidad de evento tomada del muro de Facebook de Gianpiero Donato Monterubbianesi (Director del espacio “La Puerta”).

Crónicas del viaje de un loco…(44) Día 9 de la Travesía…El optimismo (3)

Crónicas del viaje de un loco…(44)

Día 9 de la Travesía…El optimismo (3)

Algo para destacar de Puerto Pirámides (conjuntamente con Puerto Madryn, más al sur) es que es un lugar geográficamente perfecto para el avistaje de Ballenas. Desde su pequeño puerto salen lanchones o gomones cargados de turistas cada uno con su salvavidas obligatorio y cámara en mano. En unos 15 minutos de navegación se alcanza a llegar al lugar donde se puede ver la hermosa y gigante Ballena Franca Austral.

En ese lugar, los motores se apagan dejando a toda la tripulación a merced de los sonidos de la naturaleza sin molestar a los enormes mamíferos. Puede vérselos pasar casi por la superficie y con suerte pegando un salto con el que emergen de la superficie regalando esa imagen tan viral de la cola ingresando al mar. Suelen hacer sonidos profundos y soplar desde sus fosas salpicando agua. La paz del lugar y la barda costera completan una escena inolvidable. Las salidas están muy bien organizadas, y tienen un costo de u$s 10 a 20. Imperdibles.

La temporada ideal es entre septiembre y diciembre. Les recuerdo que estoy pasando por aquí en pleno enero y es muy raro encontrar alguna ballena rezagada para ver. Ya que mudan hacia otros lares, luego dela reproducción, el nacimiento y los primeros cuidados de sus crías.

Particularmente toda esta experiencia que les estoy contando se da en el llamado Golfo Nuevo de la Península Valdés en la Provincia de Chubut. Incluye por la zona a Puerto Madryn, desde donde también hay avistaje. Estos incluso se dan sin tener que embarcarse por el acercamiento a las costas de estos animales enormes.

En mi caminata por el pueblo descubrí imágenes que tienen que ver con las luchas populares, de las cuáles percibí el optimismo con qué han sido encaradas a pesar de la dificultad que tienen sus logros. Hasta aquí les hube mostrado imágenes de dos importantes para los argentinos. La primera imagen fue la del cartel que decía “Las Malvinas son Argentinas” (46) y la segunda fue la de “Memoria, Verdad y Justica” (47). En esta “Comarca”, nombre que les gusta a los moradores, se agregan otras. Y sintetizo qué los Argentinos tenemos muchas luchas, muchas por las qué luchar todavía. Algunas son para reivindicar, otras para establecer derechos y algunas, para qué estos se respeten.

Los derechos del niño, son un conjunto de medidas para favorecer la protección, el desarrollo y crecimiento de todos los niños.

Ley de Protección Integral de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes (N° 26.061)

Los movimientos feministas contra la violencia de género, a favor de la igualdad y por al aborto libre, seguro y gratuito.

La lucha contra la Megaminería y el cuidado del agua…

El reconocimiento a fusilamientos de revolucionarios patagónicos…

La lucha local por el avance del progreso…

Voy a tomar una frase de Cervantes para describir ciertamente mi sensación. Frase escrita dentro de la obra “Don quijote de La Mancha”, y que suele usarse para especificar cómo se resuelven algunas cosas y de qué modo: “En todas casas cuecen habas; y en la mía, a calderadas”…

La seguimos…

(46) Véase Crónica 13.

(47) Véase Crónica 31.

Imágenes: Mapa de Patagonia.com.ar, Avistaje ecohosteria.com.ar, el resto todas propias.

Crónicas del viaje de un loco…(43) Día 9 de la Travesía…El optimismo (2)

Crónicas del viaje de un loco…(43)

Día 9 de la Travesía…El optimismo (2)

Al llegar al pueblo, me sentí muy bien. Con un creciente optimismo respecto a mi intenciones viajeras de llegar a cumplir la meta. Puse en marca un mecanismo de auto cuidado mental. Me propuse no pensar en mi problema inguinal, no darle lugar en mis pensamientos. No sé cómo les va a ustedes con esto de hablar sobre un dolor que se tiene todo el tiempo. Creo que hace que el dolor dure más, sea más intenso, que tarde en calmarse o curarse. En cambio, me hice una caminata sin tiempo, haciendo un recorrido que incluía pueblo y playa, disfrutando de cierta soledad que propuso el clima, algo lloviznoso y fresco. Y cargando mi mente de sensaciones positivas.

Reconstruyendo un viejo dicho popular, se me ocurre creer que “Más vale optimismo en mano que cien volando”

Mi paseo, estuvo poblada de sorpresas. De Puerto Pirámides puedo decir muchas cosas lindas, aunque…Si bien se considera un Municipio “NO TÓXICO”, no discrimina la basura, no la separa. O sea que, paradójicamente, contamina en medio ambiente. Lo que convierte la frase en Demagogia pura.

Si bien es un pueblo en constante crecimiento y dependiente exclusivamente del turismo, intenta mantener ciertos rasgos naturales que lo hacen visitable. Es un área costera de grandes bardas con una bahía muy tranquila donde se puede ingresar para hacer distintas actividades náuticas. En este lugar la vida nocturna frente al mar es imperdible, pero recomiendo conocer la subida y bajada de las mareas. Sobre todo si nos apartamos de zona de playa de arena y caminamos por la costa de piedras con los altos paredones de un lado.

En 2007, hice un viaje también solitario, pero con solo una mochila. Y sin conocer bien la región y las mareas, me interné por la tarde varios kilómetros por la playa de piedras, que tenía algunos agujeros llenos de agua con cangrejos. Mi idea era ver el atardecer allí y pegar la vuelta. Pero el mar empezó a crecer y el retorno se me complicó. Ya casi a oscuras logré trepar unos tres metros por una abertura en la piedra y quedarme allí a pasar la noche. En mi mochila tenía una vela, dos panes y una botella de agua. El nivel del mar subió casi un metro y medio golpeando contra el murallón natural. Incómodo, casi parado, dormite algo hasta que amaneció y el agua empezó a bajar. Recién allí, pude volver al poblado. Aquella vez pude haber perdido la vida. Pero acá estoy, vivito y contando historias.

El lugar el bellísimo. Creo que todas la veces que tenga que ir para el sur, lo visitaría. Es lo que estoy haciendo, aunque ya lo conocía. Se puede recorrer con mucha seguridad. Lo más peligroso fue que puberes y niños, manejaban cuatriciclos, cosa que no está permitido. Y sin casco, cosa que tampoco. No me gustó eso, y les cuento que es fácilmente controlable, ya que hasta los mismos habitantes, con quienes tuve buenas charlas, lo desean.

Al final de mi caminata, me aposté con el hotelito viajero frente a la bahía, en un lugar destinado como mirador/estacionamiento. El plan era ver como atardecía. Esta vez hice lectura y empecé a escribir esta crónica.

Hoy es 5 de enero de 2020.

La seguimos….

Imágenes: todas propias, excepto la satelital de Google Maps (modificada).

Uno más uno más uno más uno, y tenemos que hacer cola.

Uno más uno más uno más uno,

                                    y tenemos que hacer cola.

“Qué levante la mano quién quiera estar solo. Y que la apoye en algún lugar gentil, quien quiera compañía” elduendeerótico

No es bueno que el hombre esté solo, fue una película española de 1973, que mostraba a un hombre acompañado de su mujer, una muñeca, a quien higienizaba, adornaba y sacaba a pasear, entre otras cosas. José Luis López Vázquez hace un papel increíble.

Pero se hace necesario recordar antes de entrar en cualquier desvío lo que ya dijo el filosofo Don Aristóteles, hace unos años: El hombre es un ser social por naturaleza”.

Basta la sola idea de pensar que la supervivencia de la especie depende de dos personas y no de una.

Aunque haya en el mundo, un par de tipos que si se les ocurre en solitario, apretar un botón, morimos todos de un golpe.

Por cierta suerte o designio, y como decía el amigo Facundo Cabral: Un minuto de silencio, un segundo de descuido, un hijo.

Lo parió diría Mendieta, el perrito ladero del gaucho conocido como Inodoro Pereyra, esposo de la Eulogia en las lontananzas del campo. Que no era tan solitario, gracias a esa compañía, como el otro de su especie el “Paja Brava” que andaba siempre escondido entre pajonales. Ni como el personaje de Marito Sánchez, el gaucho Barralde, que enseguida quería mostrarle a sus visitantes “El pinchón de peludo en cautiverio que tenía en los fondos”, producto de tanta soledad.

Hay quienes aman más a la ovejas que a las personas.

Por favor no se confundan, hablo de los Pastores, que hacen una tarea prodiga con ellas en arriarlas, alimentarlas y aprovechar sus lanas. No me refería a aquel cuento del negro que cuidaba las blancas ovejas de su patrón hasta que nació una oveja negra.

En fin, la soledad es para algunos una especie de isla. Bueno al menos, es lo que creía don Robinson Crusoe allá por los años 1719 y se quedó 28 años solito sin que nadie le sople la velita en los cumpleaños.

Por suerte Adán y Eva y otras cuantas parejas decidieron proponer otra cosa, luego de encontrar una manzana. A ponerla y poblar la Patagonia, como diría cualquier Mapuche con ganas de Argentinizar el suelo.

Y de a dos, parece que se empieza a armar la tribu, el clan, la familia, los pueblos, las ciudades y las grandes urbes. Y debido al aumento indiscriminado de seres, debido a ese placer que da el juntarse cada tanto en cucharita, se logra llegar de la desolación, a tener que hacer la cola hasta para comprar frutillas para compartir.

elduendeoscar

Escrito para el programa cultural “Al ángulo izquierdo donde duele” T2 E:67 tema ¿Soledad o compañía?¿Cuánto y cuánto? A emitirse el 3 de noviembre de 2020 por Radio la Plata 90.9

No tengo ganas de no tener ganas…

No tengo ganas de no tener ganas…

Las ganas son producto de las vitaminas que nos da la vida.

No se consiguen en frasquitos en la farmacia de la esquina.

Para conseguirlas, hay que amar la vida.

De pronto aparecen e iluminan el camino y el horizonte hacia donde te llevan. Pueden encenderse y lubricarse en un momento inesperado. Y son capaces de atreverse a romper las reglas del deseo formal de tu entorno. Muchas veces nos llevan de narices hacía lo prohibido, hacia lo inalcanzable, así como tambien hacia lo conocido con mucho placer.

Las ganas no tienen formato, solamente pueden variar de intensidad, incluso pueden reprimirse o desaparecer. Lo bueno sería satisfacerlas. ¿Para qué vivimos?, si no para hacer, lo que se nos da la gana. En un sistema mundial de obligaciones cotidianas, por ganarse unos pesos para pagar lo que siempre estamos debiendo, lo recomendable es no perder las ganas. No solo de las que parecen pequeñas como las de comerse un chocolate o salir a caminar, si no, las ganas revolucionarias de romper con un sistema tan opresivo.

Las ganas no tienen dueño, cualquiera puede tenerlas, solo que quién tiene más poder, parece que tiene la ventaja de resolverlas más repetidamente. Pero tener ganas, es tener poder.

Hace muchos años, que no tengo ganas de no tener ganas. Creo que, no tener ganas de nada es un estado cercano al suicidio, y ni se me ocurre.

Lo que he descubierto con esto de tener ganas siempre, es que a veces, se nos hace difícil la vida por cumplirlas y es bueno en esos momentos, encontrarse con gente que te renueve las ganas, que te aliente a no perderlas. Y les aseguro, que hay mucha gente bella y dispuesta. Y si esas ganas, que no vienen en frasquito, que no tienen formato, que van y vienen, y que nos llevan a cualquier parte, las ponemos en lo que amamos hacer, entonces la felicidad es un aroma que nos mantendrá flotando mientras vivamos.

elduendeoscar

Escrito para el programa cultural de La Casa de Oscar, llamado “Al ángulo izquierdo donde duele” T2 E:26 emitido por Radio La Plata el 27 de octubre de 2020.