Crónica de la galería de la casa de oscar 21

Recalculando; de cómo sacarle la cáscara al huevo o de cómo acariciar al gato sin que arañe.

gato con huevos

Una vez dijo Silvio Rodríguez en una canción;

“El tiempo está a favor de los pequeños.
De los desnudos, de los olvidados.
El tiempo está a favor de buenos sueños
Y se pronuncia a golpes apurados…”

Mi primera interpretación fue pensar que estaba escrita para personas como yo, que en ese entonces andaba a los tumbos saliendo de mi adolescencia sin padres, con la inteligencia limada y con dos armas a cuestas, mis manos y mi voluntad.

Luego entendí que estaba escrita para un País, El Salvador, o lo que implicaba simbólicamente ese momento en la política latinoamericana. Igualmente, seguí prefiriendo deconstruir a mi beneficio aquella letra por lo alentadora que me resultaba. Disculpen mi ego, pero sin alientos cuesta vivir.

Y desde lo poético, desde lo utópico, quiero compartirla con aquellos que pueden identificar un mensaje esperanzador en estos momentos de ir recalculando la vida.

Hay una gran discusión en el ámbito gastronómico respecto de cómo endurecer un huevo, de cómo pelarlo, de cómo cocinarlo, y otras formalidades ovoideas. Me permito una analogía en todo caso…

Tendrán ustedes que descular cómo sacarle la cáscara al huevo de esta pandemia y escribir ejemplos de superación, de resistencia, de resilencia o de sea como quieran llamar a su actitud para sostenerse este momento raro que vive la humanidad.

Respecto de cómo acariciar el gato sin que nos rasguñe, supone a un gato no conocido que te mira con esos ojos místicos que tienen y uno quiere tenerlo dentro de los afectos. Pero hay que ser precavido y no romperle los huevos al pobre felino. O sea, cuidarse de eso desconocido que parece que no nos quiere hacer daño, pero que puede hacerlo.

En fin, entre la diferente manera que podemos tener de cocinar algo o acariciar a alguien, quería contarles que ando recalculando (recordando a la gallega del GPS) por rumbos nuevos, pero voy desconfiando como gato que no nos acepta. Respecto del huevo. A mi me está costando uno, pero todavía tengo los dos…

Y simplemente se me ocurre pensar en otra canción de Silvio, “El reparador de sueños”, que tambien me la he apropiado en parte y que suelo cantar a solas, para recordarme lo que no debo olvidarme, ser una personita feliz reparando sueños…

Siempre, llega el enanito
con sus herramientas de aflojar los odios y apretar amores.
Siempre, llega el enanito,
siempre oreja adentro con afán risueño de enmendar lo roto.

Siempre, apartando piedras de aquí,
basura de allá, haciendo labor.
Siempre va esta personita feliz
trocando lo sucio en oro.
Siempre, llega hasta el salón principal,
donde está el motor que mueve la luz.
Y siempre allí hace su tarea mejor, el reparador de sueños.

Siempre, llega el enanito
hasta la persona, hasta todo el pueblo, hasta el universo.
Siempre, llega el enanito
y desde esa hora se acaba el silencio y aparece el trino.

(SR 1983)

Estamos en contacto…

elduendeoscar