Crónicas del viaje de un loco…(16) Día 2 de la Travesía…las despedidas (5)

Crónicas del viaje de un loco…(16)

Día 2 de la Travesía…las despedidas (5)

Debo decir que todo el paisaje hasta aquí era desolador, pero además es innumerable la cantidad de actos vandálicos a las tumbas, a los vidrios, a las estatuas y por supuesto a los féretros. Hay que tener estomago para soportar que no existe ningún respeto hacia esos muertos qué ¿habitan? eternamente en ese miserable lugar.

Decidí irme sin más rituales que desear no tener el mismo destino…

A un lateral de la calle central del Cementerio, había unas raras puertas, que me llamaron poderosamente la atención…

La imagen de una calavera parecida a la de las banderas de los barcos piratas con dos tibias cruzadas por detrás, no me las esperaba.

Ese portal abierto sin cerrojos conducía a lo que se llama “El Cementerio de los desidentes”, lugar donde recibieron sepultura personas que no sostenían el culto católico. Allí pueden verse algunas sepulturas de protestantes, anglicanos y masones (hay detalles que lo determinan en sus lápidas). Estaban incluidos en este sector los suicidas, conducta de decisión sobre la propia vida que el judaísmo no acepta.

En un hecho que no tiene una relación con el amor, hacía poco tiempo fueron talados de pie unas coníferas que le daban un ambiente algo más reservado e íntimo, según me contaron. Quedando todas las tumbas a la intemperie del clima.

Emprendí una visita al Balneario Municipal de Azul, un ícono de la ciudad, donde los habitantes pasan un verano más acogedor. Es un inmenso predio que incluye un camping y sectores para realizar deportes. Fue una excelente elección, ya que la temperatura de ese día era sofocante. Aproveché para hacer una zambullida y “bañarme” con una canilla publica y me dí una buena refrescada.

 

 

 

 

 

 

 

Luego, cerca del atardecer, fui a visitar a mi primo Marcelo, al que hacía unos cuantos años, no veía.

Descendientes de la misma lus sanguinis (Derecho de Sangre), ambos nos hemos doble nacionalizado italianos. Nuestros contactos fueron pocos a través de los años, pero siempre con afecto mutuo.

Su padre Juan, ha sido para mi un ejemplo de trabajador. Esa tarde noche nos pusimos al día junto a su mujer Verónica, a su hijo Juan y a su cuñado Pedro. Me invitaron a cenar y hasta dormir en su casa. Cosa que acepté, dado que Juan me prestó su hermosa e inmensa pieza de adolescente. Previamente jugamos al truco en pareja contra sus padres. Y ganamos dos partidos seguidos por lo que se dice, afano. Qué manera de ligar!!

Descansé bellamente esa noche. A media mañana del lunes, luego de desayunar, empecé bajar por la RN3 (16) buscando dónde pasar fin de año. Recuerden que estoy hablando de la mañana del 30 de diciembre de 2019.

La seguimos…

(16) RN3 Atraviesa las provincias de Buenos Aires, Rio Negro, Chubut, Santa Cruz ahsta llega a Tierra del Fuego. Su inicio o km 0, está en la Plaza del Congreso en Buenos Aires y recorre 3079 kms. Un sector está cortado por el Estrecho de Magallanes (que se realiza con un ferry), y su continuidad depende de un tramo chileno(R Ch-255 y R CH-257). En este viaje la usaré hasta llegar a la altura de su km 2621 donde se cruza con la RP1 en Santa Cruz, por la que me desviaré, que me llevará hacia El Faro de Cabo Vírgenes, donde está el Km 0 de la RN40.

Imágenes: Todas propias

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Y si me muero…qué?

Y si me muero…qué?

“La muerte es un secreto que nos pertenece y que es imposible de explicar” elduendeoscar

Conseguí casi todo lo que soñé…

Y disfruté de cada sueño cumplido.

Sé que nada está terminado,

ni aún cuando parece que voy a dejar de respirar.

Y si me muero…qué?

Me atreví a tomarme los mejores vinos junto con amigos…

Besé sabrosas y deseadas bocas…

Bajé escotes, levanté faldas..

Y si me muero…qué?

Viajé a una infinidad de lugares…

Montañas, llanuras, mares…

Disfruté de amaneceres, atardeceres y noches…

Y si me muero…qué?

Hablé con la Luna..

Brillé como el Sol…

Floté en mis ilusiones…

Y si me muero…qué?

Perdí mi vergüenza antes que mi virginidad…

Perdí mi destreza antes que mi ingenio…

Perdí mi cordura antes que mi razón…

Y si me muero…qué?

Descubrí tesoros perdidos…

Encontré medallas que nunca se oxidaron…

Me llené de abrazos que me liberaron…

Y si me muero…qué?

Compartí mi pan, mi esperanza, mis horas…

Toleré blasfemias, mentiras y chismeríos…

Sin embargo… alenté vivir a cada enemigo…

Y si me muero…qué?

Ofrecí mis orejas, mi pecho, mi sangre…

Por cada lucha, por cada idea utópica…

Por cada quién lo necesitara…

Y si me muero…qué?

Probé manjares, elixires exóticos y eróticos…

Visité castillos y villas de emergencia..

Comprendí el absurdo del tenerlo todo…

Y si me muero…qué?

Curé mi corazón para enfermarlo…

Lavé mi cerebro para no olvidar…

Esclavicé a mis manos para mantenerme…

Y si me muero…qué?

Fui de frente, respondí con rabia…

Nunca me disfrace de santo ni de oveja…

Apoyé con fuerza, y jamás me arrodille…

Y si me muero…qué?

Mientras tenga mi boleto de ida…

Y aunque me miren con ansías la tristeza y la muerte..

solo responderé…

Y si me muero…qué?

elduendeoscar

Escrito en LCDO durante el encierro por la pandemia el 15 de mayo de 2020

Publicado en Uncategorized | 8 comentarios

Crónicas del viaje de un loco…(15) Día 2 de la Travesía…las despedidas (4)

Crónica del viaje de un loco…(15)

Día 2 de la Travesía…las despedidas (4)

Este paseo que estoy dando por el Cementerio de Azul, mi pago natal, pareciera ser de masoquista que lo hago. Pero no.

Si me preguntan; ¿Qué necesidad tengo de ir a un lugar tan lúgubre, tan deshabitado de amor? Podría responder tranquilamente que es un recorrido para testificar que los seres humanos no entendimos un montón de cosas, como la muerte por ejemplo. Y créanme que hablo a partir de la crueldad que veo de dejar restos en tumbas abandonadas, en costosos homenajes monumentales de cemento, con metales oxidándose a la intemperie de los tiempos, rodeados de flores de plástico, con dedicatorias insostenibles, en un paisaje que inspira a los creadores de película de terror.

 

Digo, no entendimos la muerte. El punto final de nuestras vidas. Cómo cualquier nacimiento, debería ser un momento de festejo. De logro. De, he dejado de existir pero me quedo entre ustedes a partir de lo que hice, de lo que dí, de lo qué aporté. Sin reclamos a esta altura de las cosas, sobre la propiedad material de los esfuerzos realizados. Uno no vive solo, los demás siempre participan. La muerte no es una condena. Sáquense de la cabeza la idea de castigo. Cuando se opina del otro; “Sí sigue así se va a matar, se murió por boludo o murió en la suya”, quédense con la última opinión. Muchas veces con nuestro hacer, estamos eligiendo el modo de morir, nunca el cuándo. Claro que puede decirse qué es una muerte desgraciada cuando quién muere tiene una vida por delante. A mí, personalmente nunca me gustó el cuentito ese de qué en el cielo Dios necesitaba angelitos y por eso eligió la muerte de un amiguito.

Nunca entendí tan malvado poder para deshacer el amor que le he tenido a mis amigos de mi infancia. Ni tampoco a la pérdida de bebes y niños con enfermedades o guerras. Ni torturándome podré entender la muerte de un hijo dejando a los padres vivos. Si la muerte se merece o no antes de tiempo, es otro tema. Ya depende de validaciones personales y del momento en que ocurren las cosas.

Repito, el cementerio, para mí, es el monumento humano a la hipocresía Pero por supuesto que soy respetuoso del pensamiento de los demás. Uno de los puntos importantes a tener en cuenta en cualquier viaje, es que debemos respetar la cultura y las costumbres del lugar que visitamos.

Cuando ya tenía decidido irme a visitar otro lugar emblemático de Azul, descubrí algo muy interesante…

La seguimos

Imagenes: Todas del Cementerio de Azul (Propias)

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Una noche negra

Una noche negra

Hoy se cumplen seis meses desde que Laureano está detenido. Su condena se debe a un asunto que no es de difícil explicación.

Esa tarde en la Santería donde compraba sus velas verdes y sus inciensos de mirra, sucedió algo impensable. La vida dice una canción, nos da sorpresas. Mientras miraba un hornillo para calentar aceites, escuchó de fondo una conversación entre la vendedora, a quien conocía hace bastante tiempo y la cuál siempre le recomendaba aromas, y una mujer negra, que estaba de compras como él. La charla, le pareció interesante y fue diluyendo en el tiempo su apuro por comprar. Revisó casi todo un estante de artículos tratando de hacer tiempo y no dejar de escuchar. Ellas hablaban de lo afrodisíaco. Algo que Laureano había escuchado alguna vez pero sin interés en profundizar. Solo que tal vez, en ese momento, su soledad, la voz calma con la que hablaba la mujer de color o algunas palabras de ese intercambio con la encargada, hicieron que ponga más atención de lo que nunca. Cuando hubieron pasado unos quince minutos, la vendedora encendió otro incienso y le comentó a la otra mujer que era un almizcle recién traído de la India. Ella levantó su mirada y dijo: -Laureano, puedo ayudarte?

Laureano se sobresaltó como a quien descubren metiendo el dedo en una torta. Respondió rápidamente: -No, no…y se acercó al mostrador con lo que había elegido. Mientras le envolvían lo comprado, la mujer de piel oscura no dejó de mirarlo. Él se sintió incómodo pero no muy molesto. Como pudo y en un acto casi reflejo, también la miró. Fue el impacto que necesitaba. Allí se estableció un contacto paranormal. Ella gestualizó mordiéndose suavemente el labio inferior. Ese momento fue ínfimo y eterno. Ambos salieron al mismo tiempo y en la misma dirección. Antes de llegar a la esquina de la avenida, ella le propuso una cita, esa noche y en su casa. Vivo en ese edificio, primer piso departamento A, A las 22 hs. Haré de comer, no me falles…

Laureano, no supo que pasó en las dos cuadras que le faltaban para llegar hasta su desprolijo monoambiente. Se sentó en su futón sin desarmar el paquete de compras y trató de entender lo que había pasado. Eran muchas piezas sueltas en un solo rato de un día cualquiera.

Tardó en incorporarse de aquella comodidad que dan los almohadones una vez que uno se pone a pensar encima de ellos. Se preparó un té de menta y lo dejó enfriar dentro de la heladera. Era verano todavía.

Se preparó. Vistió su camisa blanca y sus bombines negros…

En la esquina donde se separaron se detuvo. Pensó unos instantes, y encaró hacia aquel viejo edificio, como buscando algo que le faltaba.

Su puntualidad siempre fue idéntica a la de los relojes suizos. Exactamente a las 22 su dedo apretaba el botón del portero eléctrico. Pudo escuchar un ¿“Quién es”? Y como ni siquiera se dijeron sus nombres dijo: Yo, Laureano, el muchacho de la santería, aclaró. Vibró la cerradura con un timbre suave, empujó la puerta y subió las escaleras.

Pudo ver la silueta de ella resaltada por las tenues luces de los cristales de roca encendidas dentro del departamento. Pasaron y la morocha cerró la puerta con cerrojo, como encerrándolo. Él le dijo: -Discúlpame, no sé tu nombre. Ella le respondió sugestivamente:  Llámame cómo quieras…

Quedo flotando en el aire una mezcla de feromonas junto a un aroma inicial de humos intensos. Empezó a descubrir otros olores que venían de la mesa. Una especie de carne gratinada con verduras despedían un vapor atrapante. Una jarra de loza con una salsa blanca también destilaba fragancias desconocidas. Ella le empezó a servir delicadamente colocando las porciones sin encimarlas en el plato. Sonaba una música de tambores suaves y palos de lluvia que se mezclaba con una voz masculina profunda y tonal. Quedaron mirándose como en la Santería. Ella estiro su mano para agarrar la botella de vino y servirle. Sin dejar de mirarlo directamente a los ojos, le dijo…-Mostrame tu copa de tal modo que pueda volcar este elixir en ella. Esto hizo que se relajara un poco. Sin que ella se diera cuenta, miró sus movimientos corporales y sus formas. Estaba como encantado y su cerebro no dejaba de darle ideas profanas. Cuando se disponían a brindar con las copas llenas, alguien golpeó la puerta fuertemente gritando -Abrime o te mato!

A Laureano solo se le ocurrió preguntar quién era. Ella dijo: -Mi marido, pero estamos separados. Él trago saliva, pensó en qué hacía en ese lugar. Todo esto estaba fuera de plan. Los golpes seguían sintiéndose. Alguien llamó a la policía. Ella le dijo: -Yo salgo un minuto, hablo con él y se va. Quedate tranquilo.

Laureano la escuchó pero desconfió, aunque creyó que sería el modo de resolver las cosas. Por las dudas agarró un vasija tipo florero. Ella abrió la puerta para hablar con su ex, pero no pudo detener que ingresara abruptamente insultándola. Allí fue cuando Laureano le partió el jarrón en la cabeza. El hombre cayó desmayado. Por el pasillo se vio el ingreso de la policía, que tomó cartas en el asunto. Secuestro de los elementos, datos, declaraciones, acusaciones y finalmente su detención.

Así es como terminó en este lugar, encerrado por seis meses, sin contacto con nadie que no sea su madre y su abogado.

Exactamente hoy, a los seis meses de encierro, Laureano recibió dos cartas a las 8 de la mañana. En una le informan de su libertad, de la que puede disponer a partir de las 13.

En la otra, aquella mujer con la qué todo pudo haber pasado. le dice:

-Sé que te liberan hoy. Mi marido, finalmente ha muerto. Si crees que podemos continuar con lo pendiente, te estaré esperando, exactamente a las 22.

elduendeoscar

Escrito para el Programa “al Angulo izquierdo donde duele” T2 E3  Lo afrodisíaco: Olores, sabores, brebajes y sonidos. Emitido el 19 de mayo de 2020 por Radio La Plata 90.9

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

El encierro y esas cosas…

El encierro y esas cosas…

No puedo contar el sueño que tuve. Demasiado erótico. Desperté sobresaltado y excitadísimo. Trataba de entender si la realidad era qué estaba durmiendo o qué realmente era parte de esas escenas de tanto roce. Si bien mi habitación es oscura, lo era más aún hasta que encontré mi reloj pulsera. Encendí el velador y su luz me penetró hasta la nuca. Solo me ocupe, aún muy dormido de ver que eran las 9. La confusión era doble, no solo quería volver a meterme en ese sueño, si no qué también deseaba resolver si era de día o de noche. Preferí retomar las acciones de las que participaba en aquel fogoso dormir, pero cómo siempre, me fue imposible. De a poco me invadió el silencio tan profundo que están teniendo los días. Y mi dudas seguían. Pensé en el porqué de un sueño tan elevadamente provocador y creí interpretar lo sucedido. Sería verdaderamente maravilloso que me sucediera despierto, ya que ahora mis manos no tienen el recuerdo de esos tan cálidos contactos. Son solo imágenes. Y como siempre, si las imágenes no las guardamos o las borramos, nos distraen.

Decidí pensar en alguna de ellas envuelto entre las sabanas. Cerré los ojos para concentrarme y con ciertos defectos fui recobrando una escena donde alguien me lamía los pies. Su lengua recorría de sur a norte toda mi planta. Dejé que me invadiera ese placer y volví a excitarme nuevamente. La sensación era lejana inicialmente, luego mas cercana, hasta que sentí que estaba pasando en ese mismísimo momento, tan casi real. Increíblemente viva.

Me senté en la cama sobre exaltado

Sera, mi perra, estaba intentando despertarme lamiendo mis pies.

Eran la dos de la tarde…

elduendeoscar

Escrito en LCDO el 22 de mayo de 2020 luego de una tormentosa noche…

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Lo Afrodisíaco, definición y un poco de su origen.

Lo afrodisíaco, definición y un poco de origen…

Afrodiaco se refiere a alguna sustancia que incrementa el deseo sexual. El término deriva del nombre de la diosa griega del amor, Afrodita a quien se la relaciona con la fecundidad, con el despertar hormonal en primavera, el sexo pagano, entre otras cosas. Diversas costumbres y acontecimientos ayudaron a establecer que ciertos alimentos, bebidas, aromas y sonidos predisponen a una incitación a la sexualidad.

Las ciencias que investigan sobre el tema, no terminan de ponerse de acuerdo con pruebas concluyentes respecto de que se aumente el deseo o el rendimiento sexual gracias al consumo de tal o cual sustancia. Pero haciendo una relación entre el contenido vitamínico, efectos aromáticos, formas de presentación, sabores y sonidos, podría invocarse a qué psiquicamente hay una predisposición mayor a tener sexo.

Las investigaciones nos llevan a tres tipos de sustancias: fármacos, hormonas u otras. Estas, producen cierta desinhibición y pérdida de los frenos naturales. Tienen efecto afrodisíaco o estimulante del deseo sexual: los fármacos que elevan la dopamina en el sistema nervioso central; la testosterona y hormonas afines, y una hormona que estimula los melanocitos (la que provoca el estado en celo de los vertebrados) Encontramos estudios sobre químicos relacionados con el tema de lo afrodisíaco en vasodilatadores como el NITRITO DE ALQUILO; la BREMELANOTIDA una droga usada para trastornos sexuales; el MELONOTAN, la FENILETILAMINA, presente en el chocolate. Recordemos que la Testosterona tiene una relación directa con la Libido, la energía pulsional. Cuando los niveles de esta hormona son bajos se dice que el deseo cae, y en reverso, al aumentar sus niveles, el deseo aumenta.                                                                                    Recomendamos consultar a su médico en todo caso.                  Solamente y para este programa les ofrecemos un panorama respecto de un personaje central a la hora de hablar de lo afrodisíaco. Creemos que es interesante recordar que la Diosa griega del amor, la belleza y la eterna juventud, ha sido llamada Afrodita hace unos cuantos siglos.

Forma parte como muchos otros de la Mitología griega y su nacimiento según resumen los historiadores se dio en un hecho ciertamente trágico.

El mito cuenta que el Titan Cronos, a pedido de su madre Egea, mató a su padre Urano y arrojó sus genitales al mar Mediterráneo. La mezcla de la sangre y el esperma de ese Dios con el mar, organizó una espuma que favoreció al nacimiento de Afrodita cerca de la isla de Chipre, en una madre de perla. En esta versión, evidentemente Afrodita, no tiene madre.
Sin embargo, según Homero, en la Ilíada, Afrodita puede ser hija de Zeus y Dione. Hesiodo, es otro de los aportantes de las pruebas de este relato.

Asombraba por su gracia y su irresistible belleza, cuya seducción era inevitable para cada uno de los habitantes del Olympus, que deseaban casarse con ella y llevársela a su cama.

Cuando esta diosa fue presentada en la Asamblea de los dioses, muchos creían que su belleza era tal que su rivalidad por ella provocaría una guerra entre ellos. Debido a esto, y para evitar líos mayores, el poderoso Zeus, su padre, se casó con Afrodita y Afrodita se casó con el feo y deforme Hefesto, lo que no provocó celos. Claro que viniendo las cosas tan así como se relatan. Ella bonita y su marido, algo desfavorecido, vamos a decirlo de una sola manera, Afrodita tuvo muchos amantes que incluyen dioses y hombres. Amada y venerada Afrodita tuvo algunos inconvenientes con otras mujeres de su generación. Fue tanto la amante de Adonis como su madre sustituta. Esto condujo a una disputa con Perséfone en la que Zeus decretó que Adonis debería pasar la mitad del año con Afrodita y la mitad del año con Perséfone. Compartiendo a su amado mitad de año.

El nombre “Afrodita” proviene de la palabra griega “aphos” que significa “ nacida de la espuma”.

Si bien tuvo otros nombres, según quién leyera su historia, Nos quedamos con éste, Afrodita que menciona a una diosa deseada y popular.

elduendeoscar

Escrito para el Programa 43 T2 E3 de “Al ángulo izquierdo donde duele” emitido por Radio la Plata 90.9 del 19 de mayo de 2020

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Crónicas del viaje de un loco…(14) Día 2 de la Travesía…las despedidas (3)

Crónicas del viaje de un loco…(14)

Día 2 de la Travesía…las despedidas (3)

Siendo las 11 am y con un día hermoso y caluroso, luego de pisar el mar de Villa Gesell, emprendí el viaje hasta Azul, mi ciudad natal. Volví hacia atrás por la RP11 para empalmar con la RP74 (13) en Pinamar que me llevó hasta Ayacucho.

Hice una parada en Ayacucho para cargar combustible y para mirar un campo sembrado de girasoles. Algo imperdible en un viaje son los paisajes, por lo que recomiendo dormir bien de noche para poder disfrutarlos. Y también recomiendo parar para olerlos. Un viaje con las ventanas cerradas y el aire acondicionado prendido es reprimir sentidos. Y si encima lo queremos hacer en el menor tiempo posible, estamos hablando de partes que no se disfrutan.

Luego desde allí, tomé por la RP50 (14) y finalmente un tramo de la RP50 (15) hasta llegar a Azul.

A las 15 horas del 29 de diciembre llegaba nuevamente a mi pueblo. Me fui a los tres años de vida, junto a mis hermanitos y padres, huyendo de unos señores que le habían ganado apuestas a mi padre, que no podría pagar. Siempre que cuento mi biografía digo que fui amenazado de muerte a los tres años, ya que estos señores le advirtieron a mi padre: “O pagas, o te matamos a vos y a tu familia”.

Me dirigí directamente el Cementerio, ya que no lo conocía. Ni siquiera sabía en qué lugar quedaba, Dos cuestiones me atraían hasta él. Una fue escuchar un programa de radio donde el entrevistado destacaba la labor arquitectónica de su autor el Arq. Fracesco Salomone, que en la década de 1930 a 1940 realizó unos 60 proyectos en la Prov. de Bs. As.

Y la segunda cuestión era despedirme. Saludar con respeto a muchos de los parientes que no conocí o con los que tuve poco contacto pero tienen mi sangre. El lugar que reúne todavía a una gran cantidad de restos de muertos es el cementerio. Para mí, el monumento a la Hipocresía humana.

Basta con observar las imágenes que acompaña este relato. Si la muerte ya es un acontecimiento ciertamente triste, al menos para aquellas personas que valoraron el amor, la amistad, la familia, la verdad y otras cosas, qué sentido tiene tenerlos enterrados en un lugar tan penoso. Tan despoblado de amor. Tan descolorido.

Considero repensar la muerte como un logro, un escalón, un horizonte, algo que sea bienvenido, tal vez no merecido. Merecida es la vida si se la sabe vivir. Imaginaba aquí entre tantas tumbas solitarias y abandonadas, una fosa llena de tierra que oculte para siempre el cadáver de un tipo que fue payaso. Que fea devolución para alguien que regaló tantas sonrisas.

Me quedé pensando frente a una lápida que decía: “Gracias Papi, siempre en nuestros corazones” Tus hijos C, M, L y S… La tumba tendría unos 6 años, el oxido de los metales que la adornaban 5 y medio. Las plantas de plástico, una decoloración de la misma data. Qué habrán querido decir con “Siempre en nuestros…”

Diría elduendeácido “El muerto no puede ver ni quién le trae flores ni quién pisa su tumba”

La seguimos…

(13) RP74: Es una carretera pavimentada de 294 km que une el empalme con la RP86 en la ciudad de Benito Juarez y el empalme con la RP11 en Pinamar. Es una ruta de acceso a los balnearios de la costa bonaerense. (Provincia de Buenos Aires) Recorrí 156 kms. De Pinamar a Ayacucho.

(14) RP50: Recorre 241 kilómetros hacia el sudoeste desde Pearson hasta Carlos Casares (Provincia de Buenos Aires). Recorrí 71 kms de Ayacucho a Rauch.

(15) RP60 tiene un recorrido aproximado de 526 kms con orientación noreste desde Parravicini hasta Arano (Provincia de Buenos Aires). Recorrí 77 de Rauch hasta Azul.

Imágenes: Tramo Villa Gesell-Azul (Google maps). Parada en sembradío de girasoles Ayacucho, Llegando a Azul, fotos del cementerios (Todas propias)

Publicado en Uncategorized | 1 Comentario