Medir la maldad…

Medir la maldad…

Anuncios
Publicado en Uncategorized | 1 Comentario

Doble pechuga

Doble pechuga

“El deseo descontrolado es la madre de la obstinación y el padre de todos los pecados” elduendeerótico

Vivo en la avenida 60, una calle de doble mano separada por una gran rambla, con algunos arbolitos y pastitos cortos. Según entienden algunos, ideal para que sus perros la llenen de caca. Las cagadas ecológicas que le dicen. Exactamente frente a mi casa abrieron el sábado pasado una pollajería o pollería, como quieran llamarla. Un negocio donde se vende pollo de diversas maneras; trozado, por piezas, entero, en milanesas y otros inventos con carne blanca y sin plumas. Un comercio típico de la época. Lo paradójico de mi relato es que en el barrio y en casi dos manzanas existen cuatro negocios del mismo tipo. Supongo que, por cómo está la economía, les debe costar un huevo mantenerse. Además, las carnicerías también venden pollo y hay otras dos competidoras en el mismo radio.                                  El lunes un vecino me cuenta que fue muy bien atendido y que compró en el nuevo local unas pechugas marinadas y rellenas de caprese (el caprese es una mezcla de mozzarella, tomate y albahaca). Habitualmente cuando compro empanadas, la mayoría son de caprese.  Me encantan. Así que como todos los lunes por la tarde de salí a hacer mis mandados. Vivo solo y separado hace cinco meses y me ocupo, claro, de mantener las alacenas completas a mi gusto. Lo primero que hice fue cruzarme para adquirir las pechugas rellenas que me recomendó el vecino. Para llegar debo cruzar sobre la rambla y evitar gambeteando los restos que dejan los perritos. No me quejo por la distancia, es exactamente frente a casa. Al llegar, noté que había cola para comprar y ningún cartel de ofertas como son de tener las otras pollerías. Hice un saludo general de ingreso y la única persona que lo contestó fue la mujer que estaba atendiendo a dos manos detrás del mostrador. Y a cada cliente que se iba le saludaba agradeciendo. Gestos que se están perdiendo digamos. Cuando llegó mi turno, volví a saludarla y nuevamente me devolvió el saludo. Amablemente me preguntó que andaba buscando y le dije sobre las milanesas de pechuga rellenas con caprese. Ella se mostró algo molesta cuando me dijo que ya no le quedaban y que recién a la noche iba a hacer para mañana martes. Que la disculpara. Y me ofreció unos filetes de merluza, también marinados que con cinco minutos de microondas o de horno calentito, o porque no sartén, lo tendría cociditos y ricos. Algo resignado le compré tres filetes y la saludé. Antes de irme me dijo:

 

-Gracias por su amabilidad, le prometo que esta noche voy a hacerle unas rellenas que no se va a olvidar de mis manos…y espero que mañana vuelva.

Su tono fue entre agradable y sensual. Fui a hacer las compras que faltaban y volví a casa sin dejar de pensar en la imagen que me había quedado de su boca diciéndome “no se va a olvidar de mis manos”. Esta experiencia de hombre mayor y solitario me está haciendo sentir que puedo ser joven de nuevo. No quiero fantasear, pero qué linda que está la morocha. Confieso que a la noche mientras me tomaba una copita de vino pensé de nuevo en aquella frase… “no se va a olvidar de mis manos” y me fui a dormir en medio de deseos inconfesables.

El martes a las cuatro de la tarde encaré por mi pedido. Ya en la vereda de enfrente me di cuenta de que cruce distraído la rambla sin mirar y tuve la mejor de las suertes, no pisé ningún sorete, pero además no me arrolló ningún auto. Un negligente con el azar a su favor. Me metí en la Pollajería y me puse nuevamente en cola. Sólo que esta vez además de saludarnos, ella me sonrió. Esperé mi turno sin dejar de mirarla. Sus manos eran rápidas y de movimientos precisos, exactamente como pensé. Cada tanto ella levantaba su mirada y me enganchaba mirándola. Creo que se alegraba de mi presencia. Hasta que por fin llegó mi turno. Y luego de saludarnos nuevamente me dijo:

– ¡Ya sé por que viene! ¡Viene por mí! No sé si me puse colorado, pero antes de que yo dijera algo, ¡agregó…-Ja ja…viene goloso por su mila rellena de caprese!

– Si, si, si, le contesté como tartamudo que están torturando.

De una heladera saca un plato donde posaba una gigantesca pechuga rellena diciéndome…anoche pensé en usted. Y me muestra su obra. Me pareció hermosa. Y le dije “está noche si que la voy a pasar bien”, le agradecí por haber recordado mi pedido. Empezó a envolverla y antes de cerrar el paquete agregó un choricito bombón. Atento, le dije que no le había pedido eso. Ella mi miró con sus ojos oscuros y penetrantes, se volcó hacía a delante sobre el mostrador exhibiendo un escote que dejaba ver el camino a la felicidad y casi susurrando me dijo: -No me diga que Ud es de esos hombres que no aceptan regalitos de la vida…. Juro que me quedé petrificado. Ni bien pude desenredarme del matete que tenía en la cabeza producto de las fantasías, la imagen del escote insinuante, su voz y toda mi situación de hombre solo, pude esbozar una sonrisa diciendo…-Si me lo dice así, le acepto. Una vez que termino de envolver, me dijo cuanto debía pagarle. Pero antes de entregarme el paquete me dijo…-Antes de irse me tiene que contar algo…  – ¿Qué cosa? Le respondí curioso. Ella, mirándome a los ojos me preguntó ¿Cómo le fue anoche? -Anoche, dije balbuceando, anoche, bien, bien, ¿Por qué me lo pregunta? Y enseguida agregó -No me dijo de cómo le fue con mis filetes…Puede relajarme y responderle que estaba muy ricos. Juro que en lo primero que pensé fue en que sus palabras “no se va a olvidar de mis manos” me habían desvelado, pero eso no se lo podía contar.

Volví a casa confundido. La morocha me estaba haciendo delirar la soledad. Crucé la rambla, y esta vez acerté con pisar una inmensa cagada. Pero estaba eufórico y lo primero que me dije, fue…suerte. Voy a tener suerte.

A las 19 hs me fui al analista, ya que, según mi mujer, mis amigos y él, creen que soy terriblemente celoso. Y qué esa fue la causa de mi separación. Lo explico, mi ex mujer era bailarina, siempre rodeada de hombres, de productores, de fotógrafos, de compañeros, etc, etc.  Llegaba a cualquier hora porque había ensayo o set de filmación o juntada para festejar una obra. Cuando no tenía que ir a entrenar, tenía que probar vestuario…era muy evidente. Llegaba sin hambre, cansada y sin ganas de tener sexo…demasiado fuerte. Y yo ahí, siempre esperándola. Ni los mensajes contestaba. Fue. Igualmente, ese martes tenía muchas ganas de contarle lo de la nueva vecinita “doble pechuga”. Pero a los dos minutos de mi relato, con mucha habilidad me hizo retomar las producciones pendientes para trabajar. Y no pude decir casi nada. Al volver a casa, vi que la morocha estaba cerrando su local. Y alcance a saludar con mi brazo, aunque no sé si me vio. Me preparé la rellena con un puré de batatas y me la comí con una gula fenomenal. Estaba espectacular. Mientras la comía, perversamente recordé como seis veces su frase “no se va a olvidar de mis manos” y la última vez que lo hice, fue antes de dormirme, contestándole…y si te agarro, vos no te vas a olvidar de las mías.

Por la tarde del miércoles, decidí ir a contarle lo buena que estaba su pechuga rellena como para charlar un rato y sacarle algún dato. Mientras esperaba ser atendido, veo que la pollajera, atendía a un miserable vecino que conozco hace muchos años. Un baboso viejo verde casado con dos hijos, uno más estúpido que el otro. Ella, lo atendía con toda delicadeza y buenas palabras. Cada vez que se daba vuelta a buscar mercadería a los estantes, este viejo de mierda, le miraba el culo como si estuvieran solos. Y empecé a molestarme a tal punto que pensé en darle una trompada cuando pasará. Pero debo decir, que ella, lo atendía como si fuera un galán, un buen hombre y como si le tirara onda. Por sobre todo cuando le dijo; – ¡Gracias por su compra, espero verlo prontito, no se pierda! Pasó por al lado mío y lo miré como diciéndole de todo y ni mosqueo. Se fue con una sonrisa de tarado contento. Cuando llegó mi turno estaba ofuscado. Ella lo notó y me preguntó que me pasaba. Nada, le dije sin agregar detalles. Vine para contarle que la milanesa rellena estaba muy rica y que el chorizo bombón, lo comeré otro día. Y agregué…hasta luego, y me fui como rata por tirante.

Una cosa es que esa mina me llene de fantasías a mí y otra cosa es que se ande regalando con cualquiera. Y menos con ese desgraciado.

Si, tendrá buenas manos, pero a mí no me cierra. Y seguro que tiene una fila de candidatos. Mira que me voy a creer que es una mina fiel.

El día que me coma el choricito que me regaló…voy y se lo digo.

Mientras tanto voy a observar desde mi vereda todos sus comportamientos.

Ah. Me olvidaba. Al volver ofendido, pisé otro sorete de perro, en cualquier momento me pongo una perrería.

elduendeoscar

Escrito para ser leído en el Programa 24 de “Al ángulo izquierdo, donde duele” del 6 de setiembre de 2017 por la FM 107.9 Ultra o ultra1079.com.ar

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

NO EXISTE EL FÚTBOL SIN ERRORES

No existe el fútbol sin errores

“Caer en la desgracia de creer que todo está perdido es haberlo perdido todo de antemano” elduendebobó

Ningún juego existe sin errores al ser jugado. Las reglas que organizan un formato para que el juego se encuadre en ellas tratan de ser lo más justas posibles. Intenta tener una imparcialidad a la hora de castigar las faltas o las trampas que quieran ser cometidas por los participantes.

El fútbol profesional no es un juego, es un deporte institucionalizado a partir del rigor de su reglamentación que universaliza los modos en los que debe jugarse, en las formas de ser llevado a cabo, en la organización de sus torneos, en las transferencias de jugadores, en la formación de los árbitros, en la afiliación de las entidades encargadas de regularlo a nivel regional, municipal, provincial, nacional, por continente y a nivel mundial. Entre otros elementos como la revisión y conformación de nuevas reglas, la incorporación de la tecnología y diversos factores sociales que van surgiendo a medida que el mundo vaya hacia su destino.

Básicamente las reglas intentan organizar un juego a partir de la universalidad de cinco factores comunes en todos los juegos, a saber: El terreno donde se desarrolla (campo, mesa, tablero, mar y otros), el material con el que se juega (pelota, disco, auto, garrocha, etc.), la duración del juego (minutos, horas, días, longitud, altura, etc.), la cantidad de participantes (por equipos, en parejas, individuales, por posta, etc.) y por último y tan importante, el objetivo. O sea, el gol, el set, la cantidad de vueltas, los metros a recorrer, los puntos, entre otros.

Que todo esté tan perfectamente organizado no quiere decir que no se cometan errores a la hora de jugar. Tratando de hacer un recuento de los tipos de errores que existen en los juegos y hablando meramente del fútbol sintetizamos los siguientes al solo efecto de agregar enfáticamente que sin errores no existe el fútbol:

Errores de anticipación:

Un delantero se relame cuando ve que un centro le va a permitir hacer su gol y la trayectoria del balón no pudo se desviada por un defensor o retenida por el arquero. En la jerga del fútbol suele decirse que el arquero salió a cazar mariposas. Un ejemplo claro es el segundo gol de Argentina frente a Alemania en la final del Mundial de 1986, donde el Tata José Luis Brown cabecea al fondo de las mayas.

Errores de cruce:

Generalmente el último defensor tiene la difícil tarea de cerrar los pases en profundidad hacia delanteros rápidos que posiblemente luego de superar con gambeta o con velocidad este cierre, suelen quedarse mano a mano con el arquero y definir al gol. Si el defensor no llega justo al cruce, es posible que te la manden a guardar.

Otro error de cruce es el de llegar tarde. Cuando esto sucede, generalmente es falta a favor del contrario, cuando no amonestación y/o expulsión debido a la fuerza del contacto, el lugar del contacto y la intención del quien comete el error.

Errores de pase:

Equivocarse de jugador para pasarle la pelota, esto es, dársela a un contrario es un error que tiene distintos grados de gravedad. No es lo mismo que un delantero intente darle al balón a otro delantero de su equipo y se lo dé a un defensor rival. Esto sucedería lejos del arco propio y tendría de alguna manera la alternativa de ser corregido. Pero el que no puede dar pases equivocado es el arquero, ya que por lo general el delantero que toma ese pase equivocado se la manda hasta el fondo. Sobran los ejemplos en Argentina de arqueros cancheros o apresurados.

Errores de contención:

Algo que fue cambiando con el transcurrir del tiempo en el fútbol ha sido el modo en que el arquero responde frente a un remate del contrario. Antiguamente los arqueros intentaban atenazar los balones con sus dos brazos y manos. Hoy cualquier arquero prefiere pegarle un puñetazo y despejar a intentar sujetar el esférico y dar rebote.

Son muchos los arqueros que se les escapa de las manos el balón para que luego ingrese a su propio arco. Sobre todo, los días de cancha mojada.

Errores de defensa:

No es fácil organizar a los defensores para tratar de achicarle el campo a los atacantes. Muchos son los goles que surgen a partir de errores de posición defensiva cuando el contrario tiene la pelota. Cuando un jugador no está concentrado o realiza un error de apreciación de la posición de sus compañeros, puede dejar habilitado a los delanteros en lo que se llama la Ley de Offside. En la jerga del fútbol esto es “Quedarse enganchado”.

Por ultimo y para no hacer muy extenso este raconto, agregamos los errores de definición. Que son, sin dudas, los errores más comunes que tiene el fútbol. Para un viejo locutor radial, decir “Hizo la más difícil, errarle al arco” puede sintetizar lo que queremos decir.

Quien no erró un penal. Cada vez que nuestra selección juega un partido con definición por penales, lo sufrimos. Pelota quieta, arco gigante. Tirársela a las manos del arquero o tirarla afuera es los mismo. Para nuestra interpretación, errar un penal, es eso…errar.

Pero un penal tiene sus cosas por las que el error puede ser perdonado. El jugador muy cansado, el arquero muy bueno, la cancha barrosa, por ejemplo. Pero que decir cuando un jugador erra tres penales en un solo partido. Se viene en mente la imagen de Martín Palermo pateando el tercero luego de dos fallidos el 4 de julio de 1999, Argentina jugó frente a Colombia, en los cuartos de final de la Copa América.

Ahora si nos ponemos a ver partidos y no vemos como un delantero le erra el cabezazo a un centro perfecto, o como le pega para afuera a una pelota estando solo casi bajo los tres palos del contrario y sin el arquero, nos queremos matar.

Lo más extraordinario que le puede pasar al fútbol son los errores, ya que sin errores no hay goles. Y el fútbol sin goles deja de ser entretenido.

Para demostrarles lo que decimos: ¿No es verdaderamente bello que, a falta de segundos para terminar el partido, con nuestro clásico rival y en su cancha, un jugador de ellos meta un gol en contra que nos dé la victoria?

No todos los errores son producidos por las ganas de producirlos, la mayoría resultan de un solo axioma: Errar es humano

elduendeoscar

Escrito para ser leído el 13 de set de 2017 en el programa 25 de “Al ángulo izquierdo, donde duele” por la 107.9 Ultra.

Imagen: La Nación

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

PROGRAMA 28 DE “Al ángulo izquierdo donde duele” 4-10-2017

DIFERENCIA ENTRE PORTEÑOS, PLATENSES Y GENTE DEL INTERIOR

¿Qué diferencia hay entre los porteños, la gente del interior y los platenses?
Parecen tres razas distintas de personas, pero puede decirse que viven en la misma provincia o el mismo país.
Unos muy acostumbrados a las grandes masas y los altos edificios, cercanos al puerto o lo que puede decirse a las puertas del país: los porteños. En Capital atiende Dios.
Otros un poco alejados, no tanto. Cercanos en los modelos de pensamientos, de una ciudad con estamentos sociales aristocráticos, con menos personas en cuanto a su volumen poblacional pero queriendo diferenciarse de los primeros: Los platenses. Con sus centros de Justicia Provincial y Facultades de todo tipo.
Por último, aquellos que deben forjar su futuro a través de los estudios de alguna profesión o de los que vienen desde lejos a buscar algún trabajo más redituable. Y que hablan el mismo idioma pero sienten distinto, se expresan distinto y hasta tienen otros valores de convivencia: la gente del interior. Gente del campo, la sierra, del frio que dejan sus querencias por un sueño.
Muchas veces los que opinan son justamente los que vienen de afuera a instalarse en esta ciudad para hacer una carrera académica en alguna de las facultades y su opinión no es de las mejores cuando se habla del platense. Y son más taxativas en cuanto al porteño. Para ellos, el porteño es un agrandado o un engreído y el platense es un creído o un soberbio. ¿Es así?
Mientras tanto los porteños piensan que venir a La Plata es perder el tiempo ya que ellos tienen todo lo que los platenses tienen y que no le interesas una ciudad donde podés perderte en cualquier diagonal. Difícilmente un porteño le haga una visita a un amigo platense y en cambio tal vez el platense viaje a visitarlo.
Es cotidiano escuchar a los platenses apodar a la gente del interior como “paisano”, “campesino”, “chacarero”, a veces de modo simpático y amistoso, pero otras veces suena con cierto dejo de discriminación. Cómo si el otro fuese menos.
Es en las Universidades de nuestra ciudad donde confluyen muchas de las relaciones entre platenses y personas del interior. Allí surgen generalmente grandes amistades que perduran a través del tiempo. Y también nacen otras amistades entre gente de distintos puntos del interior sin que intervengan los platenses.
En cambio el platense no le ha perdido tanto el respeto a los porteños aunque los miran de reojo y con cierta desconfianza. Si bien el platense no cree que el porteño sea un modelo a seguir por aquello de que viven en una ciudad de asfalto y cemento a un ritmo diario infernal y sin tiempo, no lo descalifica o lo desmerece tanto como a la gente del interior.
Las amistades o las relaciones entre porteños y platenses se deben mayoritariamente a la visita de los platenses hacia la capital. No al revés.
¿Vos tenés algún amigo en la Capital? ¿Te tratan con la misma onda que vos lo tratas? ¿O el porteño es un engreído finalmente y espera que vos hagas todos los esfuerzos por mantener la amistad?
Se dice que las personas del interior son más nobles, que tiene un espíritu solidario y resultan ser más dicharracheras, más cercanas al bolazo y al asado que a los bancos y la bolsa.
Se dice que los porteños son capaces de ser indiferentes a los problemas de los demás y les importa muy poco saber de la vida de los otros. Están siempre con un ego muy alto.
A los platenses se los caracteriza como pacatos, ciertamente snobs y de temas poco profundos.
En un mundo donde la cultura de cada pueblo y sus personas debe ser respetada…
¿A vos qué te parece?
¿Estás de acuerdo en estas diferencias o no?

Algunos comentarios…. (todos serán leídos al aire el próximo 4 de oct de 2017)

Neli Efe El platense que a su vez proviene de familias tambien platenses habla mas pausado y utiliza un vocabulario mas rico y culto.No pronuncia con fuerza ninguna consonante ni arrastra las eses.Tampoco utiliza el lunfardo del porteño,No eleva mucho la voz,solo lo suficiente para ser eschchado.Por cierto que me refiero a familias con preparacion universitaria especialmente y su entorno que esta influido por dicho nivel.Los mismos porteños nos dicen que hablamos de esa forma rara para ellos y que nos diferencia del resto del pais.En La plata,asimismo,hay mucha poblacion que viene a estudiar a las universidades con acentos y entonacion mu diversa porque prvienen de todo el pais e incluso de paises limitrofes.

Rocío Suárez Galán Viví en la Patagonia, en Bs As y en capital…y puedo decir que el platense es la peor escoria que hay, super engreídos, soberbios, creídos…flashean que son un christian grey por poco XD…y los chicos no tienen la más puta idea de como interactuar con una chica

Neli Efe Ninguna persona es escoria y menos si no ha cometido delitos y mucho menos discriminada por su ciudad o region de procedencia,Evidentemente estas hablando con resentimiento y eso es muy malo.Mala gente hay en todo el mundo y mi comentario esta referido a particularidades del habla y no a la calidad de persona,Te falta comprension lectura,


TRABAJO DE LA PRODUCCIÓN DEL PROGRAMA RADIAL “DESPERTANDO DIAGONALES” MARZO DE 2014 retomado para ser emitido en un nuevo formato el programa “Al ángulo izquierdo donde duele” del 4 de octubre de 2017 de 21 a 23 hs por la FM 107.9 Ultra o por internet http://www.ultra107.9.com.ar

elduendeoscar

La imagen es del genial dibujante argentino Quino.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

La Cajita del Tiempo

La cajita del tiempo

“Todo aquello que hemos querido tiene un cielo en el pecho” elduendebobó

Charlando sobre los afectos con unos mexicanos que conocí en Jalisco, uno de ellos me contó una tribal teoría cuyo origen aún desconozco. Se dice, me explicaba, que aquellas personas que amaste, junto a las cosas que has querido y los recuerdos de momentos emocionantes, nunca se alejan del corazón. Y que flotan girando a su alrededor para ser abrazados por la memoria en los días difíciles que muchas veces se ponen en nuestro camino.  Así, con ellos rondando, no se necesitan ángeles protectores ni dioses en los que confiar. Para esta teoría es suficiente con haber cosechado en el pasado algo que sea eternamente íntimo y valioso pero no material, para enfrentar a cualquier soledad y cualquier destino.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Escuché atentamente con asombro a aquel desconocido que hablaba con la simpleza de un maestro de primer grado y la certeza de un juez honesto. Y los ejemplos que daba sobre los elementos que flotaban alrededor de su corazón me resultaron entre románticos y entrañables. Su madre, su hijo, los juegos de su infancia, un juguete, un paisaje, un amor, un aroma, y otros.

Traté de producir mi propia versión imaginando que el pecho es una caja, una bóveda a la que llamo “Cajita del Tiempo”. No tiene una exacta forma cuadrada, cúbica o rectangular, pero es capaz de contener un montón de imágenes, sensaciones, vivencias y recuerdos tan grande, que muchas veces me asusto de haber vivido tanto. Eso sí, cotidianamente oreo ese contenido ya que fundamentalmente son la esencia de mi existencia. Y al oxigenarlos respiran frescos en una eternidad infinita.

Para abrir la “Cajita del Tiempo” no necesito estar triste, ni melancólico ni miedoso por cualquier instancia que deba afrontar o por lo que va a pasarme prontamente. Se abre espontáneamente, con solo sentirme despierto y agradecido. Y en ese momento tan especial de todos los días es cuando todo el pasado o sus mejores partes me construyen como el individuo que soy y que transita el mundo. En esa tan preciada, para mí, Cajita del Tiempo, están las risas de muchas alegrías y los llantos de algunas tristezas. Será por eso que rió tanto y que también puedo llorar sensiblemente.

Creo que cada uno tiene su Cajita del Tiempo. Y les dejo la idea de revisarla cada tanto. Ahora mismo voy a dejar de tentarlos. Porque me siento atraído de contarles algunas de las cosas que guardo en la mía.

Escenas y palabras de quien fuera mi primer cuentacuentos y el vuelo que me produjeron sus visiones, las aventuras que sentí vivir cuando lo escuchaba y las ganas de que llegara un nuevo encuentro.

Olores y aromas de aquellos amores que inundaron mis pensamientos de pasiones y fantasías.  Caricias y mimos que aunque no se vuelvan a repetir le dan brillo a mis días.

Besos de varias formas, de diversas intensidades y en distintas partes del cuerpo y de diferentes momentos de mi vida.

Las miradas de mis hijos al nacer y la textura de su piel.

Lecturas de aquel libro que me abrió las puertas de la cabeza de otros tantos creadores literarios y que me enseño que hay soledades que visitar.

Dibujos y pinturas de gente a la que no conocí pero que me hicieron conocer el mundo, las razas, las clases, los pueblos…

El pastel de papas de mamá, las sopas con pan de la abuela, la mortadela, el dulce de leche repostero, el chocolate, el café con crema, los asados…

El olor a pino serruchado en las tardes de lluvia y la llegada a mis narices del aroma a ozono cuando está por llover…

Los amaneceres frente al mar y los atardeceres de campo.

Los consejos de esas sabías personas adultas que me avisaron de atajos y caminos secretos para llegar a ser feliz.

Las reuniones jugando a la lotería, al truco, al ajedrez, a la canasta…

Los partidos de pelota en la vereda, en la calle, en los baldíos, en el parque…

La música de tantos géneros, de canciones tan profundas…

Los amigos, los buenos vecinos, los buenos compañeros, las maestras, los profesores, los colegas…

La bicicleta sin frenos, el carrito a rulemanes, la calesita, el yoyo, las bolitas y la pelota de trapo…

Frases como “Que sueñes con los angelitos”, “A seguro se lo llevaron preso”, “Dios le da pan al que no tiene dientes” y “Lo esencial es invisible a los ojos” entre muchas…

La primera vez, la vez más intensa y la última vez.

El sabor de los alcoholes que inundaron las charlas.

La presunción de una buena noche y el silencio desértico de otras.

Las yapas del almacenero, las propinas de los satisfechos y los abrazos en las derrotas.

Anécdotas de inocencia y de ignorante.

Travesuras de vago o de compinche. Paisajes de viajero.

Sonrisas de aquellos que no están y lágrimas de distintas sales.

No puedo en este ratito abrir mi Cajita de Tiempo por completo porque no se trata de apurarse por nombrar todo lo que guardo.

Tal vez, estés vos y no lo dije. Pero no creas que pude olvidarte.

Seguramente estás, como todas aquellas cosas que me han sorprendido y me han ayudado a vivir.

elduendeoscar

Escrito para ser leído en el programa 21 de “Al ángulo izquierdo, donde duele” el 8 de agosto de 2017 por la ultra1079.com.ar

Imagen: Pinerets.com

Publicado en Uncategorized | 1 Comentario

“Al ángulo izquierdo, donde duele” Programa 23 La Ostentación

“Al ángulo izquierdo, donde duele”

Programa radial cultural de “La Casa de Oscar”

Miércoles de 21 a 23hs por la FM 107.9 o ultra1079.com.ar

Programa 23: La Ostentación (30-8-2017)

¿Es necesario mostrar todolo que tenés?

¿Te excita saber que el otro no puede tener lo que vos sí?

¿Presumís que sos lindo o linda y salís a contarlo?

¿Conocés alguna persona vanidosa o nadie te supera?

¿El mundo es de quien dice que la tiene más grande?

¿Soportarías una amistad con un soberbio presumido ostentoso?

¿Qué es mejor que bañarse en leche o en champagne?

¿Si pudieras ostentar algo por un día, que ostentarías?

 

 

 

 

EN NOMBRE DE TODOS:

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

En tu vieja ventana…

En tu vieja ventana…

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario