Crónicas del viaje de un loco…(18) Día 3 de la Travesía…(2)…la curiosidad.

Crónica del viaje de un loco…(18)

Día 3 de la Travesía…(2)

Antes de llegar a la costa me encontré en el camino, visible desde la misma RN3 al Cementerio Municipal de una ciudad llamada Benito Juarez. Solo hice un acercamiento de curioso. No será el primer cementerio a orillas de la ruta que me encuentre. Todos se parecen, pero son distintos. Éste no tiene grandes edificaciones y carece de paredón limitante. Rara es la sensación de que un lugar así tenga paredes. Pero por una lógica de la preservación de la maldad, no están construidas para evitar que los muertos se vayan, si no para que los vivos hagan daño.

 

Por la RN3 llegué a Tres Arroyos.

Al pasar por el cruce de rutas RN228 (17) que va hasta Necochea y la RP73 (18) que va hacia la costa, se encuentra una bella escultura,

Finalmente para llegar a Orense tomé la RP72 (19) y antes llegar a destino, el contador de kilómetros me advertía que había recorrido los primeros 1.000…(arranqué con 105.864 en el contadro).

 

En un rato, estaba disfrutando de un breve almuerzo en la playa pedrosa de Orense. Por supuesto que hubo caminata.

Cuando estoy frente al mar, me transformo. Siempre sentí que resulta imposible medir la inmensidad de tanta agua junta, sacudiéndose para lamer la orilla. Pero curiosamente, lo que queda determinado in situ, es qué uno es tan, pero tan minúsculo, que si podríamos hacernos conscientes de esa pequeña dimensión corporal en el mundo, las construcciones sociales serían distintas. Los valores humanos serían otros. Por tanto, los objetivos de la vida sobre este planeta, seguramente cambiarían.

O sea, lugar hay, faltan buenas voluntades.

Finalmente algo que debo decir, es que me gusta la música. Y por la edad que tengo, sabrán que he atravesado la vida por un montón de géneros. Para viajar es una excelente compañera, los viajes, parecen más cortos. Antes de salir me hice una selección de largos audios para escuchar. Mi amigo platense Javier Zalba me convidó con una selección de temas de los 70,80,90 que tambien me acompañaron.  Cuando llegué a Orense, venía escuchando música de Nigeria, de curioso nomas.

Me largo caminar y conocer un poco…

La seguimos…

(17) La RN228 une a Tres Arroyos a Nechochea, tiene 140 kms de extensión y está asfaltada. Solo transite unos 29 kms hasta alcanzar el desvío por la RP73.

(18) La RP73 es una pequeña ruta de 55 kms, en el sur de la Prov de Bs. As. Une a la ciudad de Claromecó con la ruta RN228 y la RP72, solo transite unos 34 kms hasta llegar al desvío por la RP72.

(19) La RP72 es una carretera parcialmente pavimentada de 266 km.Comparte algunos kilómetros al oeste de su intersección con al RP73. Deede allí yluego de 47 kms me llevó hasta el balneario de Orense.

Imágenes: Mapas de google maps, el resto propias.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Diferencias entre el chiste y el cuento (Pequeño ensayo coloquial)

Diferencias entre el chiste y el cuento. 

Pequeño ensayo coloquial


El chiste es un dicho, una frase o una idea graciosa que induce a reír provocando la risa de quien lo ve, lo escucha o lo lee.
Pueden estar organizados en dos elementos, uno describe lugar, momento, personaje u hecho y el segundo, el remate.
Para tipificarlos si fuera necesarios, hay que tener en cuenta dos cosas:
Primero, de la calidad en su construcción y sus efectos: Pueden ser buenos, malos, exagerados, tendenciosos, participativos y más.
Segundo, de acuerdo a la intensión y modos de hablar de determinada manera de algo.
Allí podemos destacar…
Los de Salón: Son inofensivos y aceptados por la mayoría.
Los irónicos o sarcásticos: Plantean una situación perfecta, pero luego expresan un cambio transformador.
Los chistes negros: Son crueles, tocan temas como la muerte, el racismo, la discapacidad, el género y otras cosas.
Los zoológicos: En los que se humanizan animales.
Los absurdos: No tienen sentido de lo común, pero causan risa.
Los esperados chistes verdes: Hablan de la sexualidad generalmente, o tienen palabras de tono elevado no apto para niños.
Los de raza o por nacionalidades: Que siempre exagerando, destacan elementos físicos o de las costumbres.
Los chistes Inteligentes: Son los que tienen en su organización datos reales y cierres reflexivos.
Inocentes: Aprovechan el lenguaje para su fin.
Religiosos: Incluyen a la iglesia y a sus componentes u ordenes.
Borrachos: Temática del alcohólico y sus anécdotas…
Personajes: Toman a personas muy conocidas de algún lugar o famosas como figuras centrales y le acreditan algo humorístico.
De escenario: Son los que se desarrollan vía actos.
Los Idiomáticos: Utilizan los distintos modos de decir o lo que dicen las palabras de distintos idiomas.
Los sorprendentes chistes de Jaimito: Son chistes con una cierta picardía donde el personaje es un niño que se sale de escena.
Podemos escribir un largo listado agregando, chistes de viejos, de tontos, de economía, políticos, de matrimonios y muchos mas.
Pero para muestra basta este botón.

Los cuentos tienen una construcción donde prevalecen tres momentos. La escena inicial, el desarrollo de la idea, y el remate.
Pueden tener una extensión corta, llamada microcuentos, y una extensión larga, que presupone unas diez carillas.
El contenido puede llevarnos desde un lugar desconocido, con personajes de ficción a un cierre risueño, moral o de final abierto.
Para nuestro análisis, nos quedamos con el final que provoca risa.
De a poco, el cuento va cargando elementos de paisaje, de identidades, de personajes, de lugares y otros aportes, que van redondeando un ambiente donde el cierre es elemental. Cuanto más bien relatado o escrito está un cuento, mucho mejor es el resultado. Sus herramientas pueden ser las mismas que las del chiste, solo que al disponerse de más tiempo para ser contado o leído, debe tener un buen clima para mantener atento a quien lo esta escuchando o leyendo. Suelen incluir chistes cortos dentro de su despliegue.
En este contexto pueden incluirse los textos de stand up, donde el comediante invoca un problema o narra una historia y relaciona una serie de hechos divertidos en torno a ellos.
Argentina es un gran productor de creadores de humor, en el plano de lo visual y auditivo mencionamos a algunos.
Los humoristas gráficos, que tambien nos hacen reír con sus producciones, los dejamos para otro momento.
Cacho Garay, Enrique Pinti, Nini Marshall, Luis Landrisina, Les Luthiers, Adrían Stoppelman, El Rubio Peronista, Juan Carlos Calabro, Tato Bores, Guinzburg, Gasalla, Perciavale, Alberto Olmedo, Dalia Gutman, Hugo Varela, Altavista, Capusotto, Pepe Biondi, Ana Molina, Verdaguer, Alejandro Gardinetti entre muchos otros, son un ejemplo para esta oportunidad..

elduendeoscar

Escrito para el programa Cultural “Al ángulo izquierdo donde duele” T2 E6 emitido el 9 de junio de 2020 por Radio la Plata 90.9

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Crónicas del viaje de un loco…(17) Día 3 de la Travesía…(1)…la curiosidad.

Crónicas del viaje de un loco…(17)

Día 3 de la Travesía….(1) la curiosidad

Antes de salir de Azul, visité una casa que tiene la vereda diseñada por el ya mencionado Arquitecto Salomone. Se ubica en la esquina de Colón y Belgrano, a cien metros de la Plaza San Martín, que tambien tiene todo su piso diseñado por el nombrado.

Y como se trataba de despedidas. Visité, por lo que yo creo, por última vez, la casa de mis abuelos ubicada en la esquina de Burgos y Olavarría. Propiedad que ya no pertenece a la familia y donde tengo bellos recuerdos del pasado, que tampoco volverán.

 

Considero que enfrentar a todos los fantasmas e imágenes del pasado es necesario. Mantener la frente alta sin arrepentimientos, pudiendo encerrar todo eso en un cofre de buenos recuerdos, es humano. Qué dicho tesoro, no tenga que ser cargado por su peso en los hombros hasta la eternidad, y qué además, uno posea la llave para abrirlo y compartir con otros la aventura de volver a mirar, es la segunda perla de este viaje que agrego al collar.

Siendo media mañana, emprendí en dirección al sur por la larga RN3, que me va a llevar hasta Santa Cruz.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ni bien ingrese a la ruta en dirección al sur, pude visibilizar que me encontraría con un frente de tormenta. A los cuales no es necesario temer, pero hay que respetarlos. La mejor precaución es la velocidad baja, por sobre todo si no tenemos lugar para detenernos y empiezan a caer piedras. A menor velocidad el daño de la precipitación sobre el móvil siempre es menor.

 

 

 

 

 

 

 

Dos cosas que no he contado hasta aquí. Una es qué material para entretenerme traje a bordo. Les contaré pronto. Y la otra es que nunca miró el pronóstico del tiempo. Por lo tanto lo que suceda durante todo el camino con el clima y sus decisiones, serán una absoluta sorpresa. Dice elduendedandy “El clima, lo pone uno”.

Eso si, ¡Cómo me encanta ver las tormentas!, y en las rutas sin edificios que quiten parte de la dantesca escena que organizan, es lo más…

Este día fue atravesado por la curiosidad, saber de qué se trata lo que sigue. Viajo hacia el único tramo de la costa del Océano Atlántico de la República Argentina, que no conozco. Y justamente gracias a esta curiosidad es que decidí pasar el fin de año frente a la costa.

La seguimos…

 

 

Imágenes: De la Plaza San Martín de Azul (Elcire), del mapa de la RN3 RutaO.com, el resto, todas propias.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Boludo lustroso

Boludo lustroso

Cinco años pueden ser un siglo, una condena o un signo” elduendevenenoso

Ayer me senté en un bar, llamé al mozo y le pedí una ginebra doble.

La ginebra me ayuda a dos cosas, no sé si se los dije; Los dos primeros vasos a recordar… y los dos siguientes, a olvidar.

Antes de empezar a olvidarme o hacerme el boludo con lo recordado, tuve la accidental y ocurrente idea de escribirlo. Para algunas cosas soy inteligente, ustedes sabrán qué solo es en algunos momentos.

A los cinco años mi madre me muestra una foto de cuando era bebe y estaba mamando con la cara inundada de teta y babeando leche. No tardé en reaccionar de modo cínico, acusando al bebe que había sido, cómo queriendo marcar una distancia.

¡Qué boludo era!, pensé. Chupaba teta, me cagaba encima y no embocaba la cuchara con puré en mi boca. Entre otras cosas.

La cuestión es qué llegué a creer que si uno hace un analisis mirando cinco años para atrás, nunca de deja de ser un boludo.

A los diez años, me dije: ¡Qué boludo era cuando tenía cinco años! ¡¡¡No sabía andar en bicicleta, ni cruzar la calle solo, creía en Los Reyes Magos y en Papá Noel !!!

Del mismo modo a los quince años sentí que a los diez años era un boludo…perdón un boludito, por qué no sabía nada de sexo, ¡Nada!. Y además creía que mi acné era producto del chocolate!

Pero hasta acá yo mismo me lo perdono si les parece . Cuando uno habla de adolescencia, habla de algo de adolece. En mi caso de cierta humildad.

A los 20 años, me dije:-Qué boludo era a los quince! Todavía guardaba mis juguetes, era tímido, virgen y me masturbaba!

Todo siguió por el mismo carril para mi desgracia. A los veinticinco años, pensé: -Qué boludo era a los veinte. Dormía con la luz prendida porque le tenía miedo a las tormentas y a las arañas, Mi novia se fue con mi mejor amigo para tener mejor sexo, según me dijo, y aún debía tres materias del secundario.

Pero tengo más. Cuando cumplí los treinta años, creía que a los veinticinco, era un verdadero boludo. Todavía no había terminado la facultad, Seguía sin tener novia, amontonaba revistas de mujeres en bolas debajo de mi colchón y no tenía experiencia alguna como para llenar un curriculum para algun trabajo.

Sigo…

-Cuando ya tenía 35 años, me dije, siempre mirando hacia atrás: -Qué boludo era yo a los treinta años. No me había casado, era un soltero alcohólico adicto al porno, fumaba porritos a escondidas y en el trabajo me pagaban dos pesos.

Pero luego de soplar las velitas de mis cuarenta años, me pregunté si a los treinta y cinco no seguía siendo un gran boludo. Por entonces me había metido en un crédito impagable, llegaba tan cansado después de trabajar que lo único que tenía ganas al llegar a casa era mirar el noticiero, creyendo… que el mundo iba a cambiar. Qué boludo…

A los cuarenta y cinco años me dije: Pero qué boludo era a los cuarenta. Mi mujer me engañaba y yo ni lo sospechaba. Volví a fumar cigarrillos después de diez años. A mi hijo no pude manejarlo nunca, y hasta mis viejos, con sus setenta años, me preguntaban; ¿Vos sos boludo?

Tal vez había otras cosas, pero bueno. Siempre tuvimos una relación dificil, lo reconozco. Ellos fueron boludos a su manera. ¡Me tuvieron a mí!

Bien. Exactamente el día que cumplí los cincuenta años, deduje que a los cuarenta y cinco, era un boludo por qué nunca había podido cumplir ningun sueño. Además jamás pude hacer una dieta durante más de un mes, y además, vendí todos mis ahorros en dólares tres días antes de la devaluación. Qué boludo. Creí que por la edad uno zafa, pero no.

Hice otros analisis a los cincuenta y cinco, a los sesenta…

Pero en lugar de escribirlos para no olvidarlos, me tomé el segundo vaso de ginebra.

elduendeoscar

Adaptado como “Boludo lustroso (Pequeño relato de diván)” para el programa 45, T2 E5 “La boludez: Por Naturaleza o por conveniencia. Emitido el 2 de junio de 2020 por Radio L Plata 90.9

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Se dice de mí…(Las mujeres en las letras del tango)

Se dice de mí…

(Las mujeres en las letras del tango)

Hablar cien años después de un hecho cultural que marcara una época y una idiosincrasia, una manera de vivir y algunas costumbres, es como leer el diario del lunes. Ser capaz de criticar sin haber anticipado, es tarea de los mediocres. Para poder decir algo sobre “Las mujeres en las letras tangueras”, hay que entender un concepto de distancia y de cierto respeto. Aprovechamos para resumir en una frase, que no pertenece al tango directamente, pero que buscando podemos encontrar su pertenencia; “Nosotros los de entonces ya no somos los de entonces”, decía Neruda.

Vale la pena establecer un parámetro de análisis, donde la lupa estará puesta en una visión, qué resalte la existencia de algunos elementos qué quizas ya no se permitan en nuestro vivir contemporáneo.

Tildan al tango de machista o de qué era cosa de hombres. Por el origen que tiene, tan prostibulario, tan marginal. En un momento de nuestra historia al menos, donde la prostitución era comer todos los días y la felicidad de tenerlo todo era de unos pocos, ¿Qué querían? ¡Qué los muchachos del puerto, los del frigorífico, los de las carboneras, los hachadores, los tripulantes de trenes y otros, fueran monjes de benedictinos? Había qué vivir esas vidas, con poca educación, privaciones económicas, hacinados en pensiones y con familias distantes, Con una formación humana mas cercana a las guerras que al arte. Un verdadero caldo de cultivo de reacciones que se van evaporando todavía. Recuerden además, qué las mujeres, ni las de alta alcurnia entraban a una Universidad. Era una sociedad latifundista, aristócrata y machista.

En ese contexto la aparición del tango como expresión cultural no dejaba de ser producto de la sociedad en la que nació, y por lo tanto afectada con las mismas características de aquella, solo que más profana.

Puedo agregarse, qué primeramente el tango fue tan del pueblo pobre, qué las clases medias y altas lo miraban como defenestrándolo, cómo diciendo “En qué nos hemos convertido” ¡Tanto que mirábamos a Europa como ejemplo!

Por ausencia de mujeres bailarinas, los hombres lo bailaban entre ellos. Se cantaba en los cabarets. Era de los sectores más humildes de una población que crecía junto a inmigrantes de otros países.

Así las letras de las primeras décadas del tango y la milonga, no estaban separadas de establecer a la mujer como un objeto.

Un objeto del deseo de posesión o de descarte. Podías ser la mejor grela o ser una percanta cruel, pero siempre la mejor mina, siempre la mejor mina, era la madre…

A la mujer, podían describirla como flaca, fané y descangallada.

Cómo la que abandono el hogar destrozando un corazón.

Cómo la que nunca volverá a esos brazos que la cobijaron tanto.

Cómo la rescatada del cotorro o del prostíbulo que debe la vida.

Cómo una triste mujer que ahora es una bacana pero se le va a acabar.

En algún momento la sociedad fue acomodando los tantos y el tango tuvo reflejos respecto a algunas palabras, ofensas y maneras de decir sobre las mujeres, que fueron cambiando. Y lo siguen haciendo…

El tango es producto de una necesidad cultural, que tuvo un gran despliegue en nuestro país a partir del ínteres por sus sones y sus razones, una vez que fue reconocido por los franceses que lo bailaban. Las clases mas acomodadas aceptaron la moda con cierto recogimiento, pero incorporándose al grueso de la población que lo bailaba aquí. Así fue que las mujeres de esas clases, pagaban a profesores para aprenderlo.

De a poco algunos poetas empezaron a producir letras algo mas amenas hacia las mujeres. En algunas canciones ya se hablaba de la autocritica del hombre por el trato ofrecido. Pueden recordar “Qué le habrán hecho mis manos, qué le habrán hecho? O No me importa tu pasado.

Revisemos un poco….

La mujer, era puta o estaba cerca, así la más deseada para el tanguero, era la virgen. Pero si el hombre tenia experiencia, era como caer en manos de un sabio, al que le sobraba carpeta en cosas del amor, y que seguramente la llevaría por el camino del placer, la lujuria y la pasión.

Pero tambien se destacaba la pobrecita, la ingenua, a la que se le podía hacer promesas, que no se cumplirían una vez que esa inocente mujer se sacara la ropa.

Y la que se fue con otro y ahora tiene una vida tirando los morlacos a la marchanta, y que va a terminar su vida, vaya saber cuándo como descolado mueble viejo.

Entonces y para resumir. El hombre que hacia o cantaba, bailaba o seguía los decires o consejos de las letras de esos tangos, era:

Un hombre abandonado que enseguida olvidaba con el alcohol.

Un cafishio que vivía del producto económico del trabajo de sus chicas.

Un vago mantenido por la mujer que laburaba de sirvienta o por su madrecita.

Un hombre que debutaba sexualmente pagando.

Un hombre que se llevaba mal con la suegra que desconfía de él.

Un hombre que sabe lo que dice y que es capaz defenderlo con su vida.

Un hombre que era capaz de dejar sola a una mujer por su barra de amigos.

Un hombre que nunca se hizo una pregunta reflexiva ¿Por qué se fue la mujer que él mas quería?

Tal vez encontraríamos otros items, pero para éste breve análisis, creemos suficiente.

Mozo, me cierra la mesa 8.

elduendeoscar

Escrito para ser leído en el programa “Al ángulo izquierdo donde duele” T2 E4 “Las mujeres de las letras tangueras” del 26 de mayo de 2020 por Radio La Plata 90.9

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Crónicas del viaje de un loco…(16) Día 2 de la Travesía…las despedidas (5)

Crónicas del viaje de un loco…(16)

Día 2 de la Travesía…las despedidas (5)

Debo decir que todo el paisaje hasta aquí era desolador, pero además es innumerable la cantidad de actos vandálicos a las tumbas, a los vidrios, a las estatuas y por supuesto a los féretros. Hay que tener estomago para soportar que no existe ningún respeto hacia esos muertos qué ¿habitan? eternamente en ese miserable lugar.

Decidí irme sin más rituales que desear no tener el mismo destino…

A un lateral de la calle central del Cementerio, había unas raras puertas, que me llamaron poderosamente la atención…

La imagen de una calavera parecida a la de las banderas de los barcos piratas con dos tibias cruzadas por detrás, no me las esperaba.

Ese portal abierto sin cerrojos conducía a lo que se llama “El Cementerio de los desidentes”, lugar donde recibieron sepultura personas que no sostenían el culto católico. Allí pueden verse algunas sepulturas de protestantes, anglicanos y masones (hay detalles que lo determinan en sus lápidas). Estaban incluidos en este sector los suicidas, conducta de decisión sobre la propia vida que el judaísmo no acepta.

En un hecho que no tiene una relación con el amor, hacía poco tiempo fueron talados de pie unas coníferas que le daban un ambiente algo más reservado e íntimo, según me contaron. Quedando todas las tumbas a la intemperie del clima.

Emprendí una visita al Balneario Municipal de Azul, un ícono de la ciudad, donde los habitantes pasan un verano más acogedor. Es un inmenso predio que incluye un camping y sectores para realizar deportes. Fue una excelente elección, ya que la temperatura de ese día era sofocante. Aproveché para hacer una zambullida y “bañarme” con una canilla publica y me dí una buena refrescada.

 

 

 

 

 

 

 

Luego, cerca del atardecer, fui a visitar a mi primo Marcelo, al que hacía unos cuantos años, no veía.

Descendientes de la misma lus sanguinis (Derecho de Sangre), ambos nos hemos doble nacionalizado italianos. Nuestros contactos fueron pocos a través de los años, pero siempre con afecto mutuo.

Su padre Juan, ha sido para mi un ejemplo de trabajador. Esa tarde noche nos pusimos al día junto a su mujer Verónica, a su hijo Juan y a su cuñado Pedro. Me invitaron a cenar y hasta dormir en su casa. Cosa que acepté, dado que Juan me prestó su hermosa e inmensa pieza de adolescente. Previamente jugamos al truco en pareja contra sus padres. Y ganamos dos partidos seguidos por lo que se dice, afano. Qué manera de ligar!!

Descansé bellamente esa noche. A media mañana del lunes, luego de desayunar, empecé bajar por la RN3 (16) buscando dónde pasar fin de año. Recuerden que estoy hablando de la mañana del 30 de diciembre de 2019.

La seguimos…

(16) RN3 Atraviesa las provincias de Buenos Aires, Rio Negro, Chubut, Santa Cruz ahsta llega a Tierra del Fuego. Su inicio o km 0, está en la Plaza del Congreso en Buenos Aires y recorre 3079 kms. Un sector está cortado por el Estrecho de Magallanes (que se realiza con un ferry), y su continuidad depende de un tramo chileno(R Ch-255 y R CH-257). En este viaje la usaré hasta llegar a la altura de su km 2621 donde se cruza con la RP1 en Santa Cruz, por la que me desviaré, que me llevará hacia El Faro de Cabo Vírgenes, donde está el Km 0 de la RN40.

Imágenes: Todas propias

Publicado en Uncategorized | 2 comentarios

Y si me muero…qué?

Y si me muero…qué?

“La muerte es un secreto que nos pertenece y que es imposible de explicar” elduendeoscar

Conseguí casi todo lo que soñé…

Y disfruté de cada sueño cumplido.

Sé que nada está terminado,

ni aún cuando parece que voy a dejar de respirar.

Y si me muero…qué?

Me atreví a tomarme los mejores vinos junto con amigos…

Besé sabrosas y deseadas bocas…

Bajé escotes, levanté faldas..

Y si me muero…qué?

Viajé a una infinidad de lugares…

Montañas, llanuras, mares…

Disfruté de amaneceres, atardeceres y noches…

Y si me muero…qué?

Hablé con la Luna..

Brillé como el Sol…

Floté en mis ilusiones…

Y si me muero…qué?

Perdí mi vergüenza antes que mi virginidad…

Perdí mi destreza antes que mi ingenio…

Perdí mi cordura antes que mi razón…

Y si me muero…qué?

Descubrí tesoros perdidos…

Encontré medallas que nunca se oxidaron…

Me llené de abrazos que me liberaron…

Y si me muero…qué?

Compartí mi pan, mi esperanza, mis horas…

Toleré blasfemias, mentiras y chismeríos…

Sin embargo… alenté vivir a cada enemigo…

Y si me muero…qué?

Ofrecí mis orejas, mi pecho, mi sangre…

Por cada lucha, por cada idea utópica…

Por cada quién lo necesitara…

Y si me muero…qué?

Probé manjares, elixires exóticos y eróticos…

Visité castillos y villas de emergencia..

Comprendí el absurdo del tenerlo todo…

Y si me muero…qué?

Curé mi corazón para enfermarlo…

Lavé mi cerebro para no olvidar…

Esclavicé a mis manos para mantenerme…

Y si me muero…qué?

Fui de frente, respondí con rabia…

Nunca me disfrace de santo ni de oveja…

Apoyé con fuerza, y jamás me arrodille…

Y si me muero…qué?

Mientras tenga mi boleto de ida…

Y aunque me miren con ansías la tristeza y la muerte..

solo responderé…

Y si me muero…qué?

elduendeoscar

Escrito en LCDO durante el encierro por la pandemia el 15 de mayo de 2020

Publicado en Uncategorized | 8 comentarios

Crónicas del viaje de un loco…(15) Día 2 de la Travesía…las despedidas (4)

Crónica del viaje de un loco…(15)

Día 2 de la Travesía…las despedidas (4)

Este paseo que estoy dando por el Cementerio de Azul, mi pago natal, pareciera ser de masoquista que lo hago. Pero no.

Si me preguntan; ¿Qué necesidad tengo de ir a un lugar tan lúgubre, tan deshabitado de amor? Podría responder tranquilamente que es un recorrido para testificar que los seres humanos no entendimos un montón de cosas, como la muerte por ejemplo. Y créanme que hablo a partir de la crueldad que veo de dejar restos en tumbas abandonadas, en costosos homenajes monumentales de cemento, con metales oxidándose a la intemperie de los tiempos, rodeados de flores de plástico, con dedicatorias insostenibles, en un paisaje que inspira a los creadores de película de terror.

 

Digo, no entendimos la muerte. El punto final de nuestras vidas. Cómo cualquier nacimiento, debería ser un momento de festejo. De logro. De, he dejado de existir pero me quedo entre ustedes a partir de lo que hice, de lo que dí, de lo qué aporté. Sin reclamos a esta altura de las cosas, sobre la propiedad material de los esfuerzos realizados. Uno no vive solo, los demás siempre participan. La muerte no es una condena. Sáquense de la cabeza la idea de castigo. Cuando se opina del otro; “Sí sigue así se va a matar, se murió por boludo o murió en la suya”, quédense con la última opinión. Muchas veces con nuestro hacer, estamos eligiendo el modo de morir, nunca el cuándo. Claro que puede decirse qué es una muerte desgraciada cuando quién muere tiene una vida por delante. A mí, personalmente nunca me gustó el cuentito ese de qué en el cielo Dios necesitaba angelitos y por eso eligió la muerte de un amiguito.

Nunca entendí tan malvado poder para deshacer el amor que le he tenido a mis amigos de mi infancia. Ni tampoco a la pérdida de bebes y niños con enfermedades o guerras. Ni torturándome podré entender la muerte de un hijo dejando a los padres vivos. Si la muerte se merece o no antes de tiempo, es otro tema. Ya depende de validaciones personales y del momento en que ocurren las cosas.

Repito, el cementerio, para mí, es el monumento humano a la hipocresía Pero por supuesto que soy respetuoso del pensamiento de los demás. Uno de los puntos importantes a tener en cuenta en cualquier viaje, es que debemos respetar la cultura y las costumbres del lugar que visitamos.

Cuando ya tenía decidido irme a visitar otro lugar emblemático de Azul, descubrí algo muy interesante…

La seguimos

Imagenes: Todas del Cementerio de Azul (Propias)

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Una noche negra

Una noche negra

Hoy se cumplen seis meses desde que Laureano está detenido. Su condena se debe a un asunto que no es de difícil explicación.

Esa tarde en la Santería donde compraba sus velas verdes y sus inciensos de mirra, sucedió algo impensable. La vida dice una canción, nos da sorpresas. Mientras miraba un hornillo para calentar aceites, escuchó de fondo una conversación entre la vendedora, a quien conocía hace bastante tiempo y la cuál siempre le recomendaba aromas, y una mujer negra, que estaba de compras como él. La charla, le pareció interesante y fue diluyendo en el tiempo su apuro por comprar. Revisó casi todo un estante de artículos tratando de hacer tiempo y no dejar de escuchar. Ellas hablaban de lo afrodisíaco. Algo que Laureano había escuchado alguna vez pero sin interés en profundizar. Solo que tal vez, en ese momento, su soledad, la voz calma con la que hablaba la mujer de color o algunas palabras de ese intercambio con la encargada, hicieron que ponga más atención de lo que nunca. Cuando hubieron pasado unos quince minutos, la vendedora encendió otro incienso y le comentó a la otra mujer que era un almizcle recién traído de la India. Ella levantó su mirada y dijo: -Laureano, puedo ayudarte?

Laureano se sobresaltó como a quien descubren metiendo el dedo en una torta. Respondió rápidamente: -No, no…y se acercó al mostrador con lo que había elegido. Mientras le envolvían lo comprado, la mujer de piel oscura no dejó de mirarlo. Él se sintió incómodo pero no muy molesto. Como pudo y en un acto casi reflejo, también la miró. Fue el impacto que necesitaba. Allí se estableció un contacto paranormal. Ella gestualizó mordiéndose suavemente el labio inferior. Ese momento fue ínfimo y eterno. Ambos salieron al mismo tiempo y en la misma dirección. Antes de llegar a la esquina de la avenida, ella le propuso una cita, esa noche y en su casa. Vivo en ese edificio, primer piso departamento A, A las 22 hs. Haré de comer, no me falles…

Laureano, no supo que pasó en las dos cuadras que le faltaban para llegar hasta su desprolijo monoambiente. Se sentó en su futón sin desarmar el paquete de compras y trató de entender lo que había pasado. Eran muchas piezas sueltas en un solo rato de un día cualquiera.

Tardó en incorporarse de aquella comodidad que dan los almohadones una vez que uno se pone a pensar encima de ellos. Se preparó un té de menta y lo dejó enfriar dentro de la heladera. Era verano todavía.

Se preparó. Vistió su camisa blanca y sus bombines negros…

En la esquina donde se separaron se detuvo. Pensó unos instantes, y encaró hacia aquel viejo edificio, como buscando algo que le faltaba.

Su puntualidad siempre fue idéntica a la de los relojes suizos. Exactamente a las 22 su dedo apretaba el botón del portero eléctrico. Pudo escuchar un ¿“Quién es”? Y como ni siquiera se dijeron sus nombres dijo: Yo, Laureano, el muchacho de la santería, aclaró. Vibró la cerradura con un timbre suave, empujó la puerta y subió las escaleras.

Pudo ver la silueta de ella resaltada por las tenues luces de los cristales de roca encendidas dentro del departamento. Pasaron y la morocha cerró la puerta con cerrojo, como encerrándolo. Él le dijo: -Discúlpame, no sé tu nombre. Ella le respondió sugestivamente:  Llámame cómo quieras…

Quedo flotando en el aire una mezcla de feromonas junto a un aroma inicial de humos intensos. Empezó a descubrir otros olores que venían de la mesa. Una especie de carne gratinada con verduras despedían un vapor atrapante. Una jarra de loza con una salsa blanca también destilaba fragancias desconocidas. Ella le empezó a servir delicadamente colocando las porciones sin encimarlas en el plato. Sonaba una música de tambores suaves y palos de lluvia que se mezclaba con una voz masculina profunda y tonal. Quedaron mirándose como en la Santería. Ella estiro su mano para agarrar la botella de vino y servirle. Sin dejar de mirarlo directamente a los ojos, le dijo…-Mostrame tu copa de tal modo que pueda volcar este elixir en ella. Esto hizo que se relajara un poco. Sin que ella se diera cuenta, miró sus movimientos corporales y sus formas. Estaba como encantado y su cerebro no dejaba de darle ideas profanas. Cuando se disponían a brindar con las copas llenas, alguien golpeó la puerta fuertemente gritando -Abrime o te mato!

A Laureano solo se le ocurrió preguntar quién era. Ella dijo: -Mi marido, pero estamos separados. Él trago saliva, pensó en qué hacía en ese lugar. Todo esto estaba fuera de plan. Los golpes seguían sintiéndose. Alguien llamó a la policía. Ella le dijo: -Yo salgo un minuto, hablo con él y se va. Quedate tranquilo.

Laureano la escuchó pero desconfió, aunque creyó que sería el modo de resolver las cosas. Por las dudas agarró un vasija tipo florero. Ella abrió la puerta para hablar con su ex, pero no pudo detener que ingresara abruptamente insultándola. Allí fue cuando Laureano le partió el jarrón en la cabeza. El hombre cayó desmayado. Por el pasillo se vio el ingreso de la policía, que tomó cartas en el asunto. Secuestro de los elementos, datos, declaraciones, acusaciones y finalmente su detención.

Así es como terminó en este lugar, encerrado por seis meses, sin contacto con nadie que no sea su madre y su abogado.

Exactamente hoy, a los seis meses de encierro, Laureano recibió dos cartas a las 8 de la mañana. En una le informan de su libertad, de la que puede disponer a partir de las 13.

En la otra, aquella mujer con la qué todo pudo haber pasado. le dice:

-Sé que te liberan hoy. Mi marido, finalmente ha muerto. Si crees que podemos continuar con lo pendiente, te estaré esperando, exactamente a las 22.

elduendeoscar

Escrito para el Programa “al Angulo izquierdo donde duele” T2 E3  Lo afrodisíaco: Olores, sabores, brebajes y sonidos. Emitido el 19 de mayo de 2020 por Radio La Plata 90.9

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

El encierro y esas cosas…

El encierro y esas cosas…

No puedo contar el sueño que tuve. Demasiado erótico. Desperté sobresaltado y excitadísimo. Trataba de entender si la realidad era qué estaba durmiendo o qué realmente era parte de esas escenas de tanto roce. Si bien mi habitación es oscura, lo era más aún hasta que encontré mi reloj pulsera. Encendí el velador y su luz me penetró hasta la nuca. Solo me ocupe, aún muy dormido de ver que eran las 9. La confusión era doble, no solo quería volver a meterme en ese sueño, si no qué también deseaba resolver si era de día o de noche. Preferí retomar las acciones de las que participaba en aquel fogoso dormir, pero cómo siempre, me fue imposible. De a poco me invadió el silencio tan profundo que están teniendo los días. Y mi dudas seguían. Pensé en el porqué de un sueño tan elevadamente provocador y creí interpretar lo sucedido. Sería verdaderamente maravilloso que me sucediera despierto, ya que ahora mis manos no tienen el recuerdo de esos tan cálidos contactos. Son solo imágenes. Y como siempre, si las imágenes no las guardamos o las borramos, nos distraen.

Decidí pensar en alguna de ellas envuelto entre las sabanas. Cerré los ojos para concentrarme y con ciertos defectos fui recobrando una escena donde alguien me lamía los pies. Su lengua recorría de sur a norte toda mi planta. Dejé que me invadiera ese placer y volví a excitarme nuevamente. La sensación era lejana inicialmente, luego mas cercana, hasta que sentí que estaba pasando en ese mismísimo momento, tan casi real. Increíblemente viva.

Me senté en la cama sobre exaltado

Sera, mi perra, estaba intentando despertarme lamiendo mis pies.

Eran la dos de la tarde…

elduendeoscar

Escrito en LCDO el 22 de mayo de 2020 luego de una tormentosa noche…

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario