Crónicas del viaje de un loco…(57) Día 13 de la Travesía…Superstición y destino (3)

Crónicas del viaje de un loco…(57)

Día 13 de la Travesía…Superstición y destino (3)

Y a las 11.40 am del 9 de enero del 2020…llegué!!!
Casi 4000 kms recorridos. 2580 kms lejos de casa y de los que quiero, en medio de un clima hostil, un lugar desolado, un camino final de este tramo impredecible, el desaliento de los playeros de la gasolinera respecto a que había llovido mucho y la ruta se inundaba. Viento frío y fuerte, que en una oportunidad, casi no me deja abrir la puerta y en otra casi la arranca. Llegué. Pecho, corazón y orgullo.

El Faro de Cabo Vírgenes funciona desde 1904 y se ubica dentro de un área protegida llamada Reserva Natural Cabo Vírgenes de 1230 has. Contiene a una importante pingüinera (la segunda en importancia del país luego de Punta Tombo) a la que protege junto al resto de la fauna, además del Patrimonio Histórico y Cultural.

El lugar geográfico fue avistado por primera vez en 1520 por el navegante portugués Magallanes y se inicia el llamado Estrecho que lleva su nombre. Llamó inicialmente al lugar como “Cabo de las once mil vírgenes”, debido al santoral Santa Úrsula. Hay varias interpretaciones sobre esto. Estimo que adentrando en la historia de tal Santa y su martirización, podemos rescatar su tenaz resistencia a ser sometida. Y el lugar parece indominable, a mi entender.

En 1876 se encontró oro mezclado en la arena y se inició una población en relación a ese hallazgo, pero las condiciones climáticas hicieron que decayera la exploración.

Geográficamente se ubica en el inicio norte del estrecho de Magallanes.

En ese lugar del Faro de Cabo Vírgenes, hay una estación militar que estaba abierta y pudimos calentar comida y dormir un rato. No había habitantes en ese momento. También hay un Museo, que estaba cerrado cuando llegué. Conocí a dos franceses Ambre Dubray y Antoine Fustier, que empezaban a viajar hacía el norte…

Y hablamos de precios, lugares y de la sorpresa de encontrar un lugar militar abierto y sin gente…

En ese desierto patagónico el frío viento antártico es poderoso, pero no impidió que me acercara a la pingüinera, que estaba muy bien señalizada y donde estaban ocurriendo incubaciones.

Como dato sobre la relación con la Ruta Nacional 40 que inicié en este día, tenemos que en este punto es en el único que la ruta se junta con el mar, es el de menor altura a nivel marino, pero no es sitio más al Este de la Ruta, eso es propiedad de La Quiaca.

Estuve por casi dos horas y emprendí el regreso por la misma ruta que me trajo hasta Rio Gallegos.

Destino es un punto final. Bien, acabo de llegar al primero de los tres trayectos de este solitario plan. Ahora inicio el camino hacia el segundo destino: La Quiaca, en Jujuy, a unos 5000 kms al norte.

La seguimos…

IMAGENES Y VIDEO PROPIOS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s