LOS OJOS DE LA SABIDURÍA

Los ojos de la sabiduría.

“Estar cerca produce cierto goce, llegar es un placer”

elduendedandy

Deseaba que Lisboa me cayera simpática, pero había llegado hacia dos horas y no encontraba mi lugar de destino. Tenía problemas con mi teléfono y no había manera de comunicarme. El humor empezaba a cambiarme. Me hago cargo de no haber tomado la precaución de tener un mapa para guiarme mejor. Pero desde abajo, antes de subir este cerro, me ubique visualmente hacia donde debía ir y consulté dos veces por la misma dirección, la que no encontré de inmediato.

Mi tozudez decía que estaba cerca mientras caminaba, pero algo me desconcertó mucho al pasar por delante de una ciega que pedía limosnas.

LOS OJOS DE LA SABIDRURÍA

Estaba sentada sobre el umbral de una ventana vestida completamente de negro, con un aspecto andrajoso y de mirada ida. Cuando pasé por su lado ella dijo claramente en español:

-Dejarás de ser quién eres si empiezas a desesperarte a medida que crece la noche.

Miré el escaso entorno y descubrí que estábamos solos en esa callecita, en esa rúa que bajaba. No había puertas o ventanas que permitieran comprender que ella estaba hablando con alguien que no fuera yo. Solo un aroma a sopa de verduras corría acompañando la escasa brisa del lugar.

Me detuve para mirarla, y ella sin hacerlo volvió a hablarme:

-Estás perdido, tienes ojos y no puedes ver donde llegar.

-¿Qué sabes tú de lo que me pasa? Le respondí algo ofendido.

-Has pasado hace un rato por aquí y no me has escuchado cuando te pedí unas monedas. Eres una buena persona y sé que puedes ayudarme. Yo también soy una buena persona y puedo ayudarte. Dijo la anciana sin apartar la mirada hacia el cielo.

-Puedo jurar que no he pasado por aquí y que no la había visto. Dije convencido de tal cosa.

-Estás caminando tanto por que te sobran fuerzas para llegar a cualquier parte, eso es muy bueno, nace desde adentro de tu corazón que está lleno de emoción. Pero no has usado tu razón para encaminarla. Respondió la ciega con cierto aire de profundidad.

-No sé si debo agradecerle lo que ha dicho. Tiene mucho de verdad. Cierto es que estoy un poco confundido pero ya resolveré mi problema. Respondí confesando cierto malestar.

-Tienes herramientas para resolverlo, si bien ésta es una ciudad para perderse, tú estás más cerca de lo que crees. Contestó.

-¿Y cómo lo sabe? Pregunté desafiándola.

-Es que hay dos momentos en la vida;  la emoción por un lado y reflexionar sobre ella. Pero siempre primero la emoción. Vuelve hacia ella y reflexiona. Vuelve hacia tu lado más humano.

-¿El primer momento tiene que ver con que la escuche y el segundo con que le dé unas monedas por sus palabras? Le pregunté aún desconfiado.

Sin darle ninguna importancia a lo que dije, respondió:

-Comunicarse con alguien es sabio. Permite conocer más allá de uno mismo. También importante es tener hacia dónde ir y luego llegar. Tú ya has dado el primer paso.

Su frase llena de calma y de sabiduría hizo que me relajará y me sentará cerca. Luego de un momento de silencio entre ambos pude entender de qué se trataba. Saqué unas monedas y las puse sobre un lienzo que ella tenía expandido en el suelo cerca de sus piernas cruzadas. Todo lo hice cuidando de no hacer ruido alguno. Sin embargo al colocar la cuarta y última moneda ella me lo agradeció como si me estuviera mirando. Y soltó su última frase…

-Si tu camino es cuesta arriba, sube. Pero siempre te hará bien bajar para volver a subir.

Luego de pensarlo un poco, encontré la casa de mi amigo, que ciertamente no estaba lejos.

Volví más descansado al otro día para verla, pero según me dijeron, había subido por otra rúa.

elduendeoscar

Escrito en Lisboa luego de una intensa charla con Tony, mi couch, donde filosofamos la vida entre palabras de Saramago y Vergílio Ferreira. Junio de 2014.

SOÑAR

Soñar

A cualquier edad ¡No dejes de soñar!

elduendeoscar

DSC01188

No importa la edad, puedes hacerlo.

Soñar es como una canción de amor.

Que te invita a seguir un buen deseo.

Que te invita a solas a disfrutar el sol.

La vida va tan rápida por su cauce.

Y a veces sin sentido ni reflexión.

Permítete un sueño como objetivo.

Y como un medio para la emoción.

La vida te lleva a cualquier parte.

La muerte en cualquier momento.

Móntate un sueño como estandarte

Y disfruta el resultado del experimento.

No irán detrás de tu cortejo,

Tus propiedades en otro ataúd.

Aprovecha el tiempo que te queda,

Mientras tanto dure tu salud.

Qué nada eres si nada sueñas,

Qué nada tienes si no eres feliz,

Siémbrate un sueño en el alma.

Disfruta como crece desde su raíz.

La vida te lleva a cualquier parte.

La muerte en cualquier momento.

Móntate un sueño como estandarte

Y disfruta el resultado del experimento.

                                                                             elduendeoscar

Frente en La Barceloneta, frente al mar, julio de 2014, escrito para quien me despertó hace muchos años el deseo de conocer el Mediterráneo, Joan Manuel Serrat.

CUENTO DEL ZAPATERO

CUENTO DEL ZAPATERO

 “Se puede ser invisible, solo hay que ser creativo”

elduendeoscar

ESTATUA VIVIENTE DO SAPATEIRO EM PORTO

Las gitanas ya se estaban yendo de la feria. Antes habían estado hablando con la nodriza del pequeño Juan, que no entendía bien la situación. Su madre vio desde lejos lo que acontecía, ya que era la primera vez que permitía a la nodriza a pasear con su hijo.

-¿Qué le dijeron al Juan que le dijeron?, preguntó la madre interesada.

-Pues,  hablaron de su destino, dijo la nodriza autorizada.

-¿Y qué te han pedido a cambio esas gitanas?

-Solo una moneda por cada presunción que han comentado.

¿Y cuánto es lo que te ha costado saber de Juan?

-Solo cinco monedas y tómelos como un regalo.

¿Qué te dijeron de Juan y su futuro? Preguntó la madre desconfiada.

-Trabajará cerca del Río y no será pescador. Será visible sólo para aquellos que tengan corazón.

¿Será feliz con lo que haga, tendrá un buen patrón?

-Cualquiera podrá pagarle para verlo trabajar. Tendrá una luz encendida para iluminar su lugar.

Hará más fácil el andar de la gente.  Y ganará su pan segura y creativamente.

¿Entonces será un farolero e iluminará los caminos del viajero?

-No mi señora, será una estatua viviente disfrazada de zapatero.

elduendebobo

Escrito en la Baixa de Porto, Portugal, a la orilla del Río Duoro en junio de 2014 luego de ver como una estatua viviente daba un golpe sobre una suela  a cada moneda que los turistas dejaban en su tacho.