DESEOS MÍNIMOS

Deseos mínimos

Se acerca el fin de un año que no olvidaremos. No sé si el próximo será tan entretenido. Entonces y a modo de balance y despedida, el texto que sigue a esta introducción, lo escribí para los primeros 20 contactos que tenía allá por el año 2004. Parece mentira descubrir que sigo deseando lo mismo (estando tan viejo). Es por ello que, me tomo la licencia de volver a compartir con todos ustedes (ahora son 3000), ese juego textual que escribí para invitar a elegir sus propios deseos. Que en definitiva, son los míos.

Nos estamos viendo allá por el 2019.

                                    elduendeoscar

Deseos mínimos

Este mensaje no es solo para los que me quieren y me conocen, es también para los que no me quieren o no me conocen.  

Aquí nadie está exento ni discriminado, ni disminuido ni evitado.

Incluyo en mi afecto a la vida, y en él, a todos los que la viven.

Por lo tanto quien quiera huir de leerlo que lo haga.

Basta con que uno sólo me siga, para sentirme el Quijote.                               Basta con que uno sólo me escuche, para ser el Principito.                                       Basta con que uno sólo me quiera, para sentirme vivo.                                   Basta con que uno sólo me necesite, para sentirme útil.

Los mínimos deseos que les deseo

Que no hayas perdido a un amigo, o que hayas encontrado alguno.

Que hayas tenido un amor, y puedas hablar de él todavía.

Que te hayas encontrado con dinero, y no con su dueño.

Que hayas leído algún libro, y te hayas involucrado.

Que hayas visitado algún lugar donde deseas volver.

Que hayas escapado de la parca, sí por un pelito, mejor.

Que alguien haya cumplido con una vieja promesa.

Que te hayan devuelto lo prestado, al menos más roto.

Que hayas tocado el cielo o al menos una nubecita pasajera.

Que alguien te haya dicho un piropo que te produjo cosquillas.

Que hayas estado cerca de alguien como tú.

Que hayas empezado un propio proyecto.

Que hayas sentido que la vida pasa, pero que es ¡tan bella!.

Para los supersticiosos sepan que he escogido trece deseos iniciales.

Lo que sigue es sólo un juego:

A) Vuelve a leer los deseos del listado, y en un papel escribe aquellos que no has conseguido hasta hoy.

B)  Agrega a ese listado, tres deseos más que se te ocurran, de acuerdo a tu necesidad.

De haber hecho correctamente lo indicado, tenemos: uno o más deseos no logrados, más los deseos individuales agregados.

Bien. Todos esos deseos, yo deseo, que se cumplan.

Son entonces,  mis deseos mínimos para ustedes.

                                                                                                              elduendeoscar

*Isla de Terebinto, a los 17 días de diciembre de 2004. Lugar que habitaba (mi casa) desde donde empecé a escribir para ustedes.

Anuncios

Acerca de elduendeoscar

Curioso ladrón de palabras en desuso, especialista en rompecabezas con letras y reciclador de lo inhóspito. Todo lo hago para entretenerme mientras voy muriendo. Mentiroso narrador de lo que existe como evidencia y testaferro de la verdad absoluta de las miserias.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s