La Incertidumbre, esa actríz omnipresente.

La Incertidumbre, esa actriz omnipresente

Empecemos por las buenas noticias.

No es difícil definir que es la incertidumbre, simplemente es la ausencia de certeza. Desde eras inmemoriales, las distintas ciencias, algunas disciplinas, las religiones y por supuesto muchas personas, se hacen preguntas sobre ella, para intentar contestar de algún modo convincente. Pareciera que para los seres humanos, lo que no puede explicarse de modo perfecto y preciso, es un dolor de huevos.

Hemos construido la creencia de hechos basados en certezas. Y nos damos de cabeza contra las paredes cuando se nos aparece lo incierto, eso que no podemos entender de modo exacto. Cualquiera con dos dedos de frente deduce que; ante la imposibilidad de no encontrar una verdad absoluta o una mentira perfecta, se inicia el proceso de instalación de la duda.

Y una duda, es eterna hasta que se la resuelve. O al menos se minimice la sospecha.

Aquí vale aclarar algo importante. La duda puede existir por una banalidad, un hecho superfluo, por una cuestión de importancia menor. Ahora bien, si esa duda no es una pavada, y uno cree necesario resolverla, se empieza a enquistar en nosotros lo que llamamos duda existencial. Esa duda nos mantiene despiertos, en vilo, preocupados. Supuestamente hasta que la aclaramos. Ahora bien, cuando esa duda no nos deja dormir o nos predispone a creer que estamos en un momento donde no sabemos para donde ir a buscar respuestas, y nos quedamos cómo no sabiendo qué hacer, iniciamos el nacimiento de la angustia. Un estado de cierta aflicción, y en algunos casos, hasta cambios corporales.

Ahora vamos por las malas noticias.

Hemos nacido sin elegir si queríamos vivir en este mundo, ya sea producto de un affaire, un polvo de orgía, un encuentro casual o fruto de un gran amor. Nacer, lamentablemente, al menos para los que llegamos a amar la vida, implica morir.

O sea se nace y se muere. Una certeza irrefutable hasta hoy.

Y esa certeza de nacer y morir, es como un escenario en el tiempo. Y saben quién es la actriz principal de esa obra que representamos llamada vida: La incertidumbre. Ella va a estar en todos los actos, en todas las subidas y bajadas de telones, en todas las presentaciones que hagamos, en todos los ensayos, en todas partes del mundo.

Pero, no va a estar sola en escena. Recuerden que ella nos va a acompañar, siempre. Con ella vamos a bailar, a sufrir, a reír, a disfrutar, a emocionarnos, a asustarnos, a intentar, a jugar y a otras tantas cosas como cada uno elija.

Cerramos con buenas ideas:

Los sueños son una manera de enfrentarla, de distraerla, de no hacerle creer que es importante.

Hacer lo que nos gusta, gratis, por placer, por entretenernos….

Disfrutar de lo que se da y de lo que tenemos.

Amar, reír, jugar, compartir y cuando estemos un poco maduros, a la edad que sea, sacarle la lengua.

Todo parece ser más increíble, cuando encontramos una verdad.

elduendeoscar

Escrito para el programa cultural de La Casa de Oscar llamado “Al ángulo izquierdo donde duele” T2: E15 emitido el 11 de agosto de 2020 por Radio La Plata 90.9.

Acerca de elduendeoscar

Curioso ladrón de palabras en desuso, especialista en rompecabezas con letras y reciclador de lo inhóspito. Todo lo hago para entretenerme mientras voy muriendo. Mentiroso narrador de lo que existe como evidencia y testaferro de la verdad absoluta de las miserias.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s