NO EXISTE EL FÚTBOL SIN ERRORES

No existe el fútbol sin errores

“Caer en la desgracia de creer que todo está perdido es haberlo perdido todo de antemano” elduendebobó

Ningún juego existe sin errores al ser jugado. Las reglas que organizan un formato para que el juego se encuadre en ellas tratan de ser lo más justas posibles. Intenta tener una imparcialidad a la hora de castigar las faltas o las trampas que quieran ser cometidas por los participantes.

El fútbol profesional no es un juego, es un deporte institucionalizado a partir del rigor de su reglamentación que universaliza los modos en los que debe jugarse, en las formas de ser llevado a cabo, en la organización de sus torneos, en las transferencias de jugadores, en la formación de los árbitros, en la afiliación de las entidades encargadas de regularlo a nivel regional, municipal, provincial, nacional, por continente y a nivel mundial. Entre otros elementos como la revisión y conformación de nuevas reglas, la incorporación de la tecnología y diversos factores sociales que van surgiendo a medida que el mundo vaya hacia su destino.

Básicamente las reglas intentan organizar un juego a partir de la universalidad de cinco factores comunes en todos los juegos, a saber: El terreno donde se desarrolla (campo, mesa, tablero, mar y otros), el material con el que se juega (pelota, disco, auto, garrocha, etc.), la duración del juego (minutos, horas, días, longitud, altura, etc.), la cantidad de participantes (por equipos, en parejas, individuales, por posta, etc.) y por último y tan importante, el objetivo. O sea, el gol, el set, la cantidad de vueltas, los metros a recorrer, los puntos, entre otros.

Que todo esté tan perfectamente organizado no quiere decir que no se cometan errores a la hora de jugar. Tratando de hacer un recuento de los tipos de errores que existen en los juegos y hablando meramente del fútbol sintetizamos los siguientes al solo efecto de agregar enfáticamente que sin errores no existe el fútbol:

Errores de anticipación:

Un delantero se relame cuando ve que un centro le va a permitir hacer su gol y la trayectoria del balón no pudo se desviada por un defensor o retenida por el arquero. En la jerga del fútbol suele decirse que el arquero salió a cazar mariposas. Un ejemplo claro es el segundo gol de Argentina frente a Alemania en la final del Mundial de 1986, donde el Tata José Luis Brown cabecea al fondo de las mayas.

Errores de cruce:

Generalmente el último defensor tiene la difícil tarea de cerrar los pases en profundidad hacia delanteros rápidos que posiblemente luego de superar con gambeta o con velocidad este cierre, suelen quedarse mano a mano con el arquero y definir al gol. Si el defensor no llega justo al cruce, es posible que te la manden a guardar.

Otro error de cruce es el de llegar tarde. Cuando esto sucede, generalmente es falta a favor del contrario, cuando no amonestación y/o expulsión debido a la fuerza del contacto, el lugar del contacto y la intención del quien comete el error.

Errores de pase:

Equivocarse de jugador para pasarle la pelota, esto es, dársela a un contrario es un error que tiene distintos grados de gravedad. No es lo mismo que un delantero intente darle al balón a otro delantero de su equipo y se lo dé a un defensor rival. Esto sucedería lejos del arco propio y tendría de alguna manera la alternativa de ser corregido. Pero el que no puede dar pases equivocado es el arquero, ya que por lo general el delantero que toma ese pase equivocado se la manda hasta el fondo. Sobran los ejemplos en Argentina de arqueros cancheros o apresurados.

Errores de contención:

Algo que fue cambiando con el transcurrir del tiempo en el fútbol ha sido el modo en que el arquero responde frente a un remate del contrario. Antiguamente los arqueros intentaban atenazar los balones con sus dos brazos y manos. Hoy cualquier arquero prefiere pegarle un puñetazo y despejar a intentar sujetar el esférico y dar rebote.

Son muchos los arqueros que se les escapa de las manos el balón para que luego ingrese a su propio arco. Sobre todo, los días de cancha mojada.

Errores de defensa:

No es fácil organizar a los defensores para tratar de achicarle el campo a los atacantes. Muchos son los goles que surgen a partir de errores de posición defensiva cuando el contrario tiene la pelota. Cuando un jugador no está concentrado o realiza un error de apreciación de la posición de sus compañeros, puede dejar habilitado a los delanteros en lo que se llama la Ley de Offside. En la jerga del fútbol esto es “Quedarse enganchado”.

Por ultimo y para no hacer muy extenso este raconto, agregamos los errores de definición. Que son, sin dudas, los errores más comunes que tiene el fútbol. Para un viejo locutor radial, decir “Hizo la más difícil, errarle al arco” puede sintetizar lo que queremos decir.

Quien no erró un penal. Cada vez que nuestra selección juega un partido con definición por penales, lo sufrimos. Pelota quieta, arco gigante. Tirársela a las manos del arquero o tirarla afuera es los mismo. Para nuestra interpretación, errar un penal, es eso…errar.

Pero un penal tiene sus cosas por las que el error puede ser perdonado. El jugador muy cansado, el arquero muy bueno, la cancha barrosa, por ejemplo. Pero que decir cuando un jugador erra tres penales en un solo partido. Se viene en mente la imagen de Martín Palermo pateando el tercero luego de dos fallidos el 4 de julio de 1999, Argentina jugó frente a Colombia, en los cuartos de final de la Copa América.

Ahora si nos ponemos a ver partidos y no vemos como un delantero le erra el cabezazo a un centro perfecto, o como le pega para afuera a una pelota estando solo casi bajo los tres palos del contrario y sin el arquero, nos queremos matar.

Lo más extraordinario que le puede pasar al fútbol son los errores, ya que sin errores no hay goles. Y el fútbol sin goles deja de ser entretenido.

Para demostrarles lo que decimos: ¿No es verdaderamente bello que, a falta de segundos para terminar el partido, con nuestro clásico rival y en su cancha, un jugador de ellos meta un gol en contra que nos dé la victoria?

No todos los errores son producidos por las ganas de producirlos, la mayoría resultan de un solo axioma: Errar es humano

elduendeoscar

Escrito para ser leído el 13 de set de 2017 en el programa 25 de “Al ángulo izquierdo, donde duele” por la 107.9 Ultra.

Imagen: La Nación

Anuncios

Acerca de elduendeoscar

Curioso ladrón de palabras en desuso, especialista en rompecabezas con letras y reciclador de lo inhóspito. Todo lo hago para entretenerme mientras voy muriendo. Mentiroso narrador de lo que existe como evidencia y testaferro de la verdad absoluta de las miserias.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s