RESTOS DEL BODEGÓN (2) El viejito sexy

Les convido con lo que quedó de algunas noches…

RESTOS DEL BODEGÓN (2)

EL VIEJITO SEXY…

Una comensal contaba con detalles las anécdotas de su trabajo, que es cuidar ancianos que no tienen familia en una institución del Estado. Contaba qué casi todos los viejitos, con distintos problemas de salud, andaban en sillas de ruedas cercanos a los 80 años y que al grupo se había sumado un abuelo con Párkinson que andaba con bastón tembloroso por todo el espacio. En un recreo que se da todas las tardes todos los internados de esa área son llevado a un jardín al aire libre y se los deja tener conversaciones entre ellos. Mientras este proyecto social transcurre, el personal del lugar los espía por una ventana. Y en una de esas reuniones ¡Se ha formado una pareja!

El abuelo del bastón, resultó ser un encarador profesional y estableció un romance con una de las abuelas. Ella era una mujer de más de setenta años con un sobrepeso importante y una movilidad bastante reducida. Sin embargo Cupido andaba dando vueltas y les dio un par de flechazos que dejó perplejos a más de uno. Y la perplejidad aumentó cuando en aquella tibia tarde el abuelo se tomó la licencia de meter su mano en los pechos de su deseada y nueva seducida. Y todo esto, a la luz del día y frente al resto de sus sorprendidos compañeros de asilo. Quién contaba esta aventura salió al trote de su escondite para separar a los abuelos acaramelados. El anciano se enojó y no quería soltar la teta que tenía en su mano, que además temblaba aceleradamente, haciendo de lo más bizarra esa imagen. Cuando fueron separados se tiraban besos por el aire como lo hacen los grandes actores del cine al despedir un tren con su amante o cómo lo hacen aún algunos románticos cuando saben que no verán a su amor por un tiempo. Desde los trabajadores de la institución se propusieron vigilarlos como si fueran suegras. Pero el abuelo lo volvió a intentar para demostrar que cuando las feromonas te penetran no hay modo de frenar el impulso.

En este momento del relato debo servir una comanda de Papas Fritas de la Abuela en otra mesa. Las llamamos así porque quién tuvo abuela cocinera no puede olvidarse de las delicias de su cocina. Y estas Papas…mamita.

 

El espacio donde cuidan a los abuelos se separa en tres partes como si fuera una casa chorizo a la que se le cerró la galería con un gran ventanal que da a un patio. De un lado las nenas y del otro los nenes, separados unos veinte metros. En el medio, una oficina donde el personal mira hacia el pasillo comunicante y nada puede escaparse de ser visto. Resulta que el abuelo enamorado estudio el modo de ir desde su sector hasta el sector donde dormía su amada. Y para que quede claro, era imposible pasar por delante del lugar destinado a las personas que colaboran con el proyecto sin ser descubierto por más que sea de noche. Así que el abuelo, con el bastón en mano y su temblor a cuestas empezó la aventura de ir por el patio (que no estaba iluminado) dando toda una vuelta de casi 100 metros, para llegar sin ser visto hasta el lecho de su deseada mujer. Sigilosamente y por sobre todo caminando lentamente por su imposibilidad motriz el abuelo llegó. Hay quienes calculan que lo hizo en una hora de trayecto. Y al llegar, con la habitación oscura y no se sabe fehacientemente de qué modo, fue directamente a la cama de ella, quien estaba dormida. Aún así el abuelo se bajó los pantalones y calzoncillos hasta los tobillos y planeó “tirarse” encima de la pesada y tetona abuela. Pero, como decía Tusam, “puede fallar”. Justamente a esa hora, los enfermeros inician la ruedas de supervisión y de aplicación de remedios. Y Uno de ellos notó que faltaba el abuelo aventurero y se imaginó el recorrido. Y allí estaba el abuelo, a punto de zambullirse. Y Sanseacabó.

Go home (vuelve a casa) como dicen las paredes de los pueblos invadidos.

A seguir participando como dicen muchas promociones…

elduendeoscar

Relatos escritos al fin de cada evento de Bodegón en setiembre y octubre de 2015 en La Casa de Oscar.   Leídos en el programa cultural llamado “Al ángulo izquierdo donde duele” por Radio la Plata 90.9 15° Aniversario (parte 4) emitido el 20 de octubre de 2020

Acerca de elduendeoscar

Curioso ladrón de palabras en desuso, especialista en rompecabezas con letras y reciclador de lo inhóspito. Todo lo hago para entretenerme mientras voy muriendo. Mentiroso narrador de lo que existe como evidencia y testaferro de la verdad absoluta de las miserias.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s