Cumpliendo del sueño al hecho

La Casa de Oscar; 15 años, son todo…

Estos textos corresponden a los primeros dos enviados a mis amigos en 2005, contando lo hermoso que ha sido tener un sueño y la historia de búsquedas hasta conseguirlo…

Desde la Cima Feroendormónica, a los 237 días de 2005*

Quería contarles lo hermoso que es tener un sueño.

Todo parece imposible, difícil e inalcanzable.

Sepan que no es cierto, que es potencialmente posible.

Cuando me decidí a despertar en él, me di cuenta que era, lo que necesitaba para seguir viviendo; tener y cumplir un sueño.

Alguna vez soñé con enamorar a la mujer más hermosa. Creo que lo conseguí.

Alguna vez soñé con ser padre, y lo he sido.

Soñé con un título y llegué.

Y tuve algunos sueños más, y aunque algunos no los logré, me hicieron vivir.

Me dieron emoción, me inquietaron, me pusieron a prueba, me desafiaron.

Sueñen por favor, les pido que sueñen. No dejen llevarse por el pesimismo.

No permitan que la tristeza los apague.

No dejen pasar el tiempo, envejezcan soñando.

Ahora sueño, con que este mensaje les toque el corazón.

Pronto les contaré de qué se trata…

*Así se llamaba mi casa desde donde escribía. El nombre se debe a que estaba por encima de muchas casas y la mezcla de feromonas y endorfinas no debe faltar en las vidas. El día 237 de ese año, fue el 25 de agosto.

Y dos días después, cuento…

Ciudad de La Plata, 27 de agosto de 2005

Amigos:

Desde hace muchos años, que tenía ganas de tener un bar.

En 1996 estuve a punto de comprar la vieja Trattoria, de 10 y 47. pero mi padre, gastó un dinero que le pedí que guardara celosamente.

En 1999, tuve intenciones de comprar El copetín, de diag 74 entre 58 y 59, me costó encontrar un socio, y el día que conseguí el dinero, se había vendido al mediodía. Segunda chance perdida.

A fines de 2001, se realizaron las Fiestas del Muñeco de 17 y 53, en un local de un amigo personal, ubicado en diag 74 entre 57 y 58. Luego de esas fiestas, le pedí a mi amigo que me reservara el local, para abrir un bar, luego de un viaje por Brasil. Al volver, la esposa de mi amigo, había alquilado sin que el marido lo supiese. Hoy en ese lugar se levanta El pueblito. Tercer traspié.

Posteriormente, se realizaron algunas charlas entre amigos, para abrir algo inmenso donde hoy funciona El Corralón. Pero no se llegó a nada. Unita más…

Desde entonces busqué y busqué. Y el que busca encuentra y por seguir participando: “ABRO MI BAR”.

Pero he visto que un bar lo abre cualquiera. Como negocio para sobrevivir o por que a otros les va bien, para aprovechar el rebote. Como si fuera la moda.

Yo, abro un Bar para mis amigos, que va a ser tan íntimo como mi casa. Y se va a llamar “La Casa de Oscar” y será ¡Rosca para amigos!. Ubicada en Diag 74 Nº 2264, entre 58 y 59 (en mi barrio por supus).

Háganse amigos desde ahora

El 29 de setiembre abre para siempre…

 

elduendeoscar

 

Acerca de elduendeoscar

Curioso ladrón de palabras en desuso, especialista en rompecabezas con letras y reciclador de lo inhóspito. Todo lo hago para entretenerme mientras voy muriendo. Mentiroso narrador de lo que existe como evidencia y testaferro de la verdad absoluta de las miserias.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s