Crónicas del viaje de un loco…(14) Día 2 de la Travesía…las despedidas (3)

Crónicas del viaje de un loco…(14)

Día 2 de la Travesía…las despedidas (3)

Siendo las 11 am y con un día hermoso y caluroso, luego de pisar el mar de Villa Gesell, emprendí el viaje hasta Azul, mi ciudad natal. Volví hacia atrás por la RP11 para empalmar con la RP74 (13) en Pinamar que me llevó hasta Ayacucho.

Hice una parada en Ayacucho para cargar combustible y para mirar un campo sembrado de girasoles. Algo imperdible en un viaje son los paisajes, por lo que recomiendo dormir bien de noche para poder disfrutarlos. Y también recomiendo parar para olerlos. Un viaje con las ventanas cerradas y el aire acondicionado prendido es reprimir sentidos. Y si encima lo queremos hacer en el menor tiempo posible, estamos hablando de partes que no se disfrutan.

Luego desde allí, tomé por la RP50 (14) y finalmente un tramo de la RP50 (15) hasta llegar a Azul.

A las 15 horas del 29 de diciembre llegaba nuevamente a mi pueblo. Me fui a los tres años de vida, junto a mis hermanitos y padres, huyendo de unos señores que le habían ganado apuestas a mi padre, que no podría pagar. Siempre que cuento mi biografía digo que fui amenazado de muerte a los tres años, ya que estos señores le advirtieron a mi padre: “O pagas, o te matamos a vos y a tu familia”.

Me dirigí directamente el Cementerio, ya que no lo conocía. Ni siquiera sabía en qué lugar quedaba, Dos cuestiones me atraían hasta él. Una fue escuchar un programa de radio donde el entrevistado destacaba la labor arquitectónica de su autor el Arq. Fracesco Salomone, que en la década de 1930 a 1940 realizó unos 60 proyectos en la Prov. de Bs. As.

Y la segunda cuestión era despedirme. Saludar con respeto a muchos de los parientes que no conocí o con los que tuve poco contacto pero tienen mi sangre. El lugar que reúne todavía a una gran cantidad de restos de muertos es el cementerio. Para mí, el monumento a la Hipocresía humana.

Basta con observar las imágenes que acompaña este relato. Si la muerte ya es un acontecimiento ciertamente triste, al menos para aquellas personas que valoraron el amor, la amistad, la familia, la verdad y otras cosas, qué sentido tiene tenerlos enterrados en un lugar tan penoso. Tan despoblado de amor. Tan descolorido.

Considero repensar la muerte como un logro, un escalón, un horizonte, algo que sea bienvenido, tal vez no merecido. Merecida es la vida si se la sabe vivir. Imaginaba aquí entre tantas tumbas solitarias y abandonadas, una fosa llena de tierra que oculte para siempre el cadáver de un tipo que fue payaso. Que fea devolución para alguien que regaló tantas sonrisas.

Me quedé pensando frente a una lápida que decía: “Gracias Papi, siempre en nuestros corazones” Tus hijos C, M, L y S… La tumba tendría unos 6 años, el oxido de los metales que la adornaban 5 y medio. Las plantas de plástico, una decoloración de la misma data. Qué habrán querido decir con “Siempre en nuestros…”

Diría elduendeácido “El muerto no puede ver ni quién le trae flores ni quién pisa su tumba”

La seguimos…

(13) RP74: Es una carretera pavimentada de 294 km que une el empalme con la RP86 en la ciudad de Benito Juarez y el empalme con la RP11 en Pinamar. Es una ruta de acceso a los balnearios de la costa bonaerense. (Provincia de Buenos Aires) Recorrí 156 kms. De Pinamar a Ayacucho.

(14) RP50: Recorre 241 kilómetros hacia el sudoeste desde Pearson hasta Carlos Casares (Provincia de Buenos Aires). Recorrí 71 kms de Ayacucho a Rauch.

(15) RP60 tiene un recorrido aproximado de 526 kms con orientación noreste desde Parravicini hasta Arano (Provincia de Buenos Aires). Recorrí 77 de Rauch hasta Azul.

Imágenes: Tramo Villa Gesell-Azul (Google maps). Parada en sembradío de girasoles Ayacucho, Llegando a Azul, fotos del cementerios (Todas propias)

Acerca de elduendeoscar

Curioso ladrón de palabras en desuso, especialista en rompecabezas con letras y reciclador de lo inhóspito. Todo lo hago para entretenerme mientras voy muriendo. Mentiroso narrador de lo que existe como evidencia y testaferro de la verdad absoluta de las miserias.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Crónicas del viaje de un loco…(14) Día 2 de la Travesía…las despedidas (3)

  1. Ana María dijo:

    Aquel que ya no está y merece el cariño , el amor, el recuerdo de los que quedan no necesitan los lujos de una tumba que no será visitada ni frases armadas y vacías, una simple cruz con una flor cortada de un jardín tiene mucho mas amor ……

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s