Crónicas del viaje de un loco…(13) Día 2 de la Travesía…las despedidas (2).

Crónicas del viaje de un loco…(13)

Día 2 de la Travesía…las despedidas (2)

Luego de unos ricos mates frente al mar de La Lucila del Mar u luego de hacer el ritual de la despedida, decidí a las 10 de la mañana emprender el viaje hasta Azul. Previamente y por una cuestión de Química, resolví saludar al mar de Villa Gesell.

Corrían los finales de los años 70’ y junto a dos amigos “La Villa” fue un lugar especial. Eramos tres artesanos que vivíamos de lo que podíamos. Marcelo Briguez (amigo de la infancia) quien cumplió con su sueño de vivir lejos del mundanal ruido de la ciudad mudándose hace unos años a Corralito, Córdoba.

El Barón Zam Bha (Oscar Galichio), un viejo artesano ricotero inventor posteriormente de la Hippie Card, un método de compra de libros en las ferias que no necesitaba dinero. El lector se llevaba hasta sin pagar el/los libros y debería volver alguna vez a pagar lo que consideraba valía la/las obras.

Muchas veces le reintegraban el libro llevado, dinero y le regalaban otro libro. Un genio de Underground. Cuando le decían que su proyecto era Utópico el contestaba qué con una sola persona que cumpliera, eso se convertía en realidad. Ellos dos y yo, recorríamos la Playa de Villa Gesell ofreciendo volantes del Acuario, propiedad de los Gesell.

Llegué a conocer en persona a ese hombre serio y silente que era Don Carlos y a su hija Gabriela, “la Colo”. Por las noches nos acomodábamos en la Plaza de los artesanos para vender algo de las creaciones del Zam. Yo hacía mímica y dibujaba retratos. Comer era lo importante. Estar casi dos temporadas por esas playas nos permitió además conocer artistas como Pappo, Miguel Cantilo, Monica Mianovich, Charly García, Celeste Carballo y muchas otras bellas personas. También llegué a tener un “affaire” (stop secret) con el que llegamos a hacer el amor en uno de los medanos varias veces.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

No me ha gustado como a partir de la muerte del fundador, la Villa se convirtiera en un centro de esparcimiento comercial. Y el paisaje edilicio sin estética empobreció el horizonte por donde cae el sol. Así, mi cantidad de visitas se redujo a visitarla algunos inviernos para hacer un recorrido playero hasta el Faro Querandí, que está en medio de una reserva de la costa. Unos 17 kilómetros a pié. Mi última visita fue en 2013. Y creí que sería la última. Por lo qué, teniendo que pasar cerca, me hice una pasadita a saludar el mar, recordar en una síntesis lo vivido, y solo tomé una fotografía…

Creo haberme despedido honrosamente sin llorar.

Y creo que ellos, qué están viajando por las galaxias, me acompañaron…

La seguimos…

Imagenes: Trayecto La Lucila del Mar-Villa Gesell (Google maps), Marcelo y yo (Propia), Zam Bha (foto del muro de Facebook de Oscar Gallicho), Publicación sobre el Acuario (gladysmateriales.blogspot.com), Recorrido V.Gesell-Faro Querandí (Google maps), Cartel Malvinas (Propia)

Acerca de elduendeoscar

Curioso ladrón de palabras en desuso, especialista en rompecabezas con letras y reciclador de lo inhóspito. Todo lo hago para entretenerme mientras voy muriendo. Mentiroso narrador de lo que existe como evidencia y testaferro de la verdad absoluta de las miserias.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s