Crónicas del viaje de un loco por la Ruta 40 (Posteos del 1 al 10)

Crónicas del viaje de un loco por la Ruta 40

(1) Parto de la duda…

Hola. Cómo están?. Yo a pesar de haber llegado a casa, todavía estoy viajando. Me es imposible separarme de tantas imágenes, tantos paisajes, tantos colores, tantos olores, tantas charlas…

Me propuse escribir sobre esta aventura de viajar en solitario como la posibilidad de, más allá de contar la experiencia, revivirla y volverla a reflexionar.

Suele suceder con las buenas y las malas experiencias, que revisándolas, le encontremos otra arista, otra manera de resolver. O tal vez no. Tal vez el modo en que se dieron las cosas, haya sido determinante para que no haya otra salida, otra mirada. Igualmente creo que es un buen deber, no creer que todo lo hicimos de modo fantástico. Cómo diría elduendedandy (1) “Lo perfecto es una deformidad de otras cosas”.

El tema central de este cierto deseo de contar y reveer, es que no sé por dónde empezar. Pareciera cómo en todo cuento que el “Había una vez…”, daría resultado. Ese no es el problema. El nudo que tengo a esta hora, es ¿Cuál es esa vez?. En pocas palabras, me sucede que hay tanto para contar, que me siento como un niño que debe tomar una golosina de una canasta llena.

A menos, este viaje, me hace dudar. Y cómo dice elduendebobó (2) “Detrás de una duda, siempre hay una emoción”. Pues entonces, voy a tratar de empezar a contar desde la emoción. Pero sin dejar a la incertidumbre separada como si no tuviera nada que ver. Ella fue, participe necesario.

Me propongo, semanalmente escribir 20 líneas desde ese lugar. Presentaré a los duendes que me acompañaron y con los que hubo debates internos muy interesantes y hasta dolorosos.

Recuerden que 45 días, 14200 kms, 15 provincias, 4 idiomas, 30 personas encontradas y otros detalles, no pueden ser contados de un tirón…

(1) elduendedandy, es un personaje ficcional que ocupa un lugar a la izquierda del pecho de cualquiera de nosotros, y qué, tiene una personalidad capaz de seducirnos con frases, acciones y participaciones adecuadas al lugar y momento. Es fino, cortés, inteligente y muy aprovechador de las situaciones en las que se percibe como un “Touch and go” (Toco y me voy).

(2) elduendebobó, es otro personaje ficcional, que también se ubica topográficamente a la izquierda del pecho de todos. Su existencia está ligada a lo más ingenuo, cercano a las lógicas de un niño. Puede ser vulnerado con engaños, mentiras y otros encantamientos.

Imágenes: Atardecer en Claromecó, Nichos del Cementerio de Azul, Valle de La Luna, Playa de Viedma y Ruta hacia La Rioja. Todas propias.

(2) Plan de viaje: algo tan extremo como unir extremos.

Las emociones no son organizables y la incertidumbre solo puede acotarse. Pero en todo caso y para ver qué pasa en el camino, se hace necesario en este caso, tener un plan. Y el plan era tratar de realizar la unión de dos extremos del país a través de la conocida ruta 40, llamada Libertador José de San Martín. Solo me atengo a dar simples detalles de ella.

El kilómetro cero hoy está en Santa Cruz, exactamente en Cabo Vírgenes. Siempre hablando de la República Argentina. Y el kilómetro 5080, donde termina, se encuentra en La Quiaca, Jujuy. Esa es una primera definición de por dónde y hacia dóndes. Ubicando geográficamente la ruta elegida, la visualizamos cruzando por el oeste 11 provincias, siempre cerca de la cordillera de Los Andes.

Atraviesa, desiertos, mesetas, llanuras, cerros y otros relieves como puede, con largos tramos en mal estado, sin señal telefónica o de wifi. Sin estaciones de servicio, gomerías y en muchos sectores, sin banquina. Los climas son diversos, los vientos cambian y en verano exactamente hay muchas lluvias (incluso de aguanieve o nieve).

La variable de temperatura puede tener hasta 50 grados de diferencia (-10 a 40). La altura de la ruta es de 0 a nivel del mar y llega a 4800 mts. Para sintetizar en una pregunta que analice ¿qué puede pasar para tomar recaudos? De todo, sería una buena respuesta.

Creo que tener un auto en condiciones, tiempo, dinero suficiente, mapas, mantas, linternas, bebidas y alimentos, ropas, y un montón de referencias y recomendaciones no alcanza. Para este tipo de viaje en solitario, es necesario estar preparado psiquicamente o ser un loco. En mi caso en particular, creo que lo segundo está más cerca de una realidad concreta.

Por ello siempre recurro a la frase de elduendevenenoso (3) que dice “La locura debiera medirse por los logros y no por las acciones”

La seguimos…

(3) elduendevenenoso es un personaje ficcional que se ubica dentro del tórax hacia la derecha, lejos del corazón y siempre dejando flotar en sus dichos una especie de doble mensaje. Sus características se acercan a alguien a quien desconfiar, pero a quien tener en cuenta. Sus opiniones tiene un filo de verdad con ironía. Es imposible determinar su ideología dada su habilidad para escurrirse ambiguamente.

Imágenes: Claromecó, La Lucila, Puerto Pirámides, Villa Pehuenia, Punta Perdices. Todas Propias. 

                                                                                                        (3) La soledad; ¿Una buena compañía?

Uno de los puntos más criticados (en varios formatos), ha sido mi decisión de viajar solo. Algunas preguntas al respecto dentro de un gran círculo de conocidos, rondaron en el porqué. Otras miradas apuntaron a si no tenía miedo. Y una tercera opinión, fue la de que me aburriría sin compartir este viaje. Algunas acusaciones de “vos estás loco” y otras de “hay que ser corajudo”, cerraron un panorama de pensamientos a los que me interesado en contestar filosóficamente, con ánimos de conciliar lo humano con lo posible.

En primer lugar, no le temo a la muerte. Ella forma parte indisoluble de mi vida desde que nací, por lo que acepto que ocurra cuando sea. Mi frase favorita “La vida me lleva a cualquier parte. La muerte en cualquier momento”, tiene una literalidad absoluta con ello.

Claro que amo vivir, y no pongo en riesgo mi vida con boludeces. Y claro que si se ama la vida, lo que se quiere es vivir. A mi me pasa eso. Estas reflexiones las traigo a cuenta, no para pensar que me iba a morir en este viaje, si no que me voy a morir y listo. Entonces, ¿Porqué tener miedo a hacer un viaje mientras estoy vivo? Un viaje que me tenga como timonel, con la confianza que me tengo?

Es más emocionante de lo que creen ser dueño de todas las decisiones sobre qué se debe y qué se puede hacer. Y muy, pero muy interesante resolver incertidumbres sin ayudas. Tiene un sabor especial.

En segundo lugar, soy la única persona capaz de aguantar mis caprichos, veleidades y malos humores durante las 24 horas de los 45 días transcurridos. No soy un ser maravilloso con buen aliento, ni un príncipe capaz de rescatar princesas, ni un musculoso patóvica que se la aguanta todas. elduendeácido (4) lo dice de todos; “El Humano es, perfectamente imperfecto”

Por último, loco un poco y corajudo no, animoso, curioso, interesado. Con cierta habilidad para no meterme en kilombos. Diría elduendevenenoso “Al boludo se lo destaca por que suele estar en el lugar equivocado y a la hora equivocada”.

La seguimos…

(4) elduendeácido, es otro personaje ficcional, cuya característica esencial es la poca paciencia para responder y el sentido más amargo, más cítrico de todas las maneras de pensar. Para él, la amistad, el amor, la política y muchas otras cosas, son perdidas de tiempo. Se lo puede simbolizar con esa manera que tenemos de mandar todo a la mierda o serle indiferentes al dolor ajeno. Se ubica muy arriba en el tórax, debajo de la clavícula derecha. Detesta a los boludos.

Imágenes: Cementerio Puerto Gral Belgrano, Parque Nacional Los Alerces,  Río Aluminé, Laguna Blanca, Camino a primeros Pinos. Todas Propias

(4) El interior, ese lugar tan poco visitado”

Debe quedar clara la idea de elduendebobó; “El mejor destino turístico está en el interior de cada uno, siempre y cuando vayamos cada tanto para acomodar el paisaje”. Este viaje ha tenido qué ver con eso. Primeramente viajar me permite conocerme sin límites hacia adentro. Y estar 45 días con uno mismo no es moco de pavo.

Basta con mirarse al espejo al levantarse y recordar qué con esa imagen corporizada, uno debe convivir las horas que le quedan. ¡Vaya monstruo el que hemos creado! Hacerse cargo le corresponde a cada uno y cómo pueda. Yo, particularmente, aprendí a alimentarme de mis errores para engordar esos lados flacos, esas debilidades. Y convertir los impedimentos en pequeños obstáculos sorteables.

Saber de nuestras falencias y ser consciente de ellas, es un buen camino para empezar a andar. Solo se trata de ser un poco atrevido y usar esos lugares que otros no usan o no aprovechan. No estoy diciendo que uno es una ave carroñera que se conforma con partes desechadas. Planteo ocupar y/o generar lugares y hechos que otros no perciben como posibles.

Y a mi, se me ocurrió viajar durante 45 días, buscando personas y paisajes distintos cada día. Sin perder la noción de quién soy, pero para mejorar la versión que venía construyendo. Una de las conclusiones fuertes de esta experiencia ha sido reconocer que he sido, en el transcurso de mi vida, distintas personas. Alguna de las cuales, ya no me interesa ser. Y hasta, se me ocurrió pensar, que está por llegar un ser nuevo en mi mismo (seamos serios, no estoy embarazado), que discutirá con quién he sido para representarme en el futuro.

¿Creen qué es un delirio? Si los hechos que les van ocurriendo, los aprendizajes, el convivir con la incertidumbre y las proyecciones que cada uno tenga, no modifican ni un poquito su modo de ser, estamos en presencia de una estatua. El modo mármol es para los que no sienten nada.

elduendeperverso (5) es capaz de decir “De los que tienen el culo frío, que se ocupen los gusanos, a mi me gustan los culos calentitos”…

La seguimos…

(5) elduendeperverso, es otro personaje de ficción, ubicado hacia la derecha del pecho, debajo de elduendeácido. Es un ser que trata de sacar ventaja de las oportunidades sea como sea. Alguien que no puede pensar las cosas si no es con perversidad. Un verdadero perverso polimorfo. Tiene un gran abanico de de pensamientos sin filtros de moral, lo que hace que deba ser cotidianamente censurado. Vive en cada uno de nosotros…

Imágenes: Brindis en Monte Hermoso, Fuegüito en el Lago Falkner, Mateando en Calafate, Calle de Tumbas en Azul, Girasoles de Benito Juarez. Todas Propias

(5) Un hilo para el collar de perlas…

Para poder tener una estrategia global de viaje, se hace necesario saber qué tipo de viaje se realiza. Si bien Viajar es un placer (Para mí, uno de los siete más excelsos), debemos tener en cuenta unas cuantas cosas importantes.

 

Entre ellas destaco; Presupuesto, tiempo de duración, lugar, modo de transporte, clima, alimentación, entretenimiento, compañía y alguno más. Y otro muy, pero muy importante es el motivo del viaje, lo que despierta esas ganas desde las tripas de hacerlo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Todos los viajes encierran un objetivo de descanso, de relajación, de separación de los problemas laborales y familiares, de distracción del stress, de cambio de rutinas, de ganas de conocer ciertos lugares, de planes sexuales con otros, y alguno objetivo más.

Pero solo enumero (pueden uds, agregar alguno como viajar por recomendación médica) como para resumir la idea de este viaje y poder empezar a contarles las Perlas que fui juntando en el camino. Digo Perlas, para simbolizar los buenos momentos, las bellas personas, los lugares inolvidables, los hechos inesperados y los aciertos en las decisiones que fueron apareciendo en el camino.

La idea es contarles el viaje desde lo emocionante, desde lo sorprendente, como si fuera un hilo de eventos tratando de completar un verdadero collar de Perlas.

La primera Perla ha sido Decidir viajar, en solitario, con un transporte que me sirvió de hotelito viajero, con un presupuesto muy estudiado, en buen estado de salud física (no mental, je), con libros, música, lapices y cuadernos. Equipado, con reservas de alimentos y cocinita, con un buen plan de trayectos por día, sin pensar en el reloj (no saben qué importante es eso!) y con el clarísimo objetivo de recorrer las rutas. Primeramente la ruta 3 desde La Plata hasta Río Gallegos, luego la ruta 40 hasta La Quiaca y pegar la vuelta por las rutas 8 y 9 hasta casa. Calculo previo de 15000 kms. Pero el recorrido no tenía que ser mecánico y para sumar kilómetros.

El viaje tenía que tener la posibilidad de atrasarme, desviarme, quedarme en lugares que me agradaran y visitar gente amiga, muy hospitalaria y amiga. Y también conocer a otros, su cultura, sus costumbres, sus luchas, sus religiones…

Decidir viajar ha sido la primera Perla del collar…

La seguimos…

Imágenes: Datan sobre la preparación (camperización de la Kangumovil, hotelito viajero). Todas Propias

(6) Andando con cuidado, se llega a todos lados…

Con todo el equipaje listo arrancó esta travesía el sábado 28 de diciembre de 2019. Un clima espectacular. Luego de hacer un control de aire de las ruedas y cargar el combustible faltante, inicié el primer trayecto rumbo a Pipinas exactamente a las 10 am.

Cuidados importantes de la Kangumovil que tuve que tener en cuenta durante todo el viaje fueron; Estado de las cubiertas (infladas y con sus dibujos de rodamiento en buenas condiciones). No se olviden que las rutas a ciertas velocidades se transforman en una trampa y si tenemos algún problema con las ruedas andando, se las regalo. Igualmente, puede estar todo bien y tener un accidente como reventar o pinchar. Mi deseo es que sí ocurriera, fuese a la menor velocidad, con poca circulación de tránsito y en un tramo donde pueda resolverlo. Si fuese posible cerca de una gomería.

Niveles de agua (en el tanque de zorrino para la limpieza del parabrisas, en el depósito de agua refrigerante del motor y del aire acondicionado). La cantidad de insectos voladores que chocan contra el parabrisas es incalculable, sumado a las salpicaduras de los charcos de agua con barro, no anticipan que al vidrio frontal hay que mantenerlo con la mejor visibilidad.

Cuando el sol se pone de frente y con poca altura (tipo 6/7 pm), la mugre hace como una capa que nos impide ver con tranquilidad lo que viene por la ruta.

La refrigeración del motor es sumamente importante mantenerla controlada revisando los niveles de agua que pasa por el radiador que enfría por circulación y el aceite. Es un control que lleva cinco minutos. Si no lo hacemos y no le damos importancia, el motor puede fundirse. El aire acondicionado, verdaderamente lo usé poco. Para lo que no lo saben, hace que el motor haga un mayor esfuerzo y por lo tanto, mayor consumo de combustible.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Por último, la carga de combustible. Es bueno tener la información de cuál es la autonomía del vehículo (rendimiento en kilómetros con el tanque lleno), para calcular cundo tenemos que cargar nafta. La Kangumovil tiene una ventaja en eso. Dos meses antes de salir y en vísperas del viaje, le instalé dos tanques para cargar GNC (gas natural comprimido). Por lo que para este viaje cuento con unos 750 kms sin tener que preocuparme en para a cargar combustible. Pero una regla de oro en los viajes es tener siempre el tanque lleno. A menos que vayamos a vender nuestro carro.

La seguimos…

Imágenes:  Cuenta Kms al momento de salir. Interior del hotelito viajero. Tres símbolos pintados en el mueble de viaje (Paz-Sonrisa y Flor). Con la gorra de capitán. Vecino inspirado de Pipinas… Todas propias

(7) Día 1 de la Travesía…La emoción (primera parte)

Las primeras dos sensaciones que sentí en los primeros kilómetros hacia Pipinas (primera parada), fueron la de la seguridad interna y la de la emoción por estar haciendo el viaje.

Primeramente me sentía seguro de un modo tan firme, que puedo hacer una analogía ficcional diciendo que me sentía como San Martín al empezar a cruzar Los Andes. Salvando las distancias, claro.

Este nivel de confianza en mí mismo, me permitía incluso, dudar y hasta equivocarme. Cualquier cosa que me pasará, sabía en el fondo, que contaba conmigo. Y no tiene nada que ver ese estado con la vanidad, la soberbia y la necedad. Yo estaba bien de ánimo, con muy buena voluntad y predisposición. Así como cada persona puede conducir su vida a través de su experiencia, de modo armónico, equilibrando entre inconvenientes y soluciones, yo me apoyé en mis conocimientos. En lo aprendido, en lo vivido y en la curiosidad por nuevos sortilegios.

El estado o sensación de emoción lo sentí incluso antes de viajar, pero cuando puse en marcha el Hotelito viajero, sentí que el mundo me daba más de lo que merecía. Y esa emoción la disfrute en casi todo el viaje, excepto el día 8 de la Travesía, donde la angustia me puso contra la pared. Pero eso es más adelante y lo contaré con detalles.

Ya en la ruta, me propuse revisar los estadíos por los que transitaba y tratar de buscar elementos para conocerme más (meta subliminal de este viaje).

Así, establezco este día como atravesado por la emoción. Algo así como estar cocinando y recordar las manos, las palabras, los aromas y las recetas de la abuela mientras ella lo hacía.

Busqué encontrar sensación de buenas emociones en mi pasado, parecidas. Y en los primeros 50 kilómetros llegué a llorar de la alegría por encontrarme jugando con mis amigos en las calles de mi infancia, en los primeros besos, en mi primer sueldo, en el logro de mi título de grado, en el nacimiento de mis hijos y en la concreción de algunos sueños después de muchos años.

 

Deja en tinieblas y como estaba el pasado cada vez que lo visites, eso te dará la posibilidad de volver a los lugares de placer” elduendeerótico (6)

La seguimos…

(6) elduendeerótico es otro personaje ficcional que habita (cómo en todos los humanos) en el lado izquiedo del torax, al centro, entre elduendedandy y elduendebobó.

Tiene por costumbre hacer interpretaciones sensuales, instintivas y provocativas. Su lenguaje es coloquial pero respetuoso. El erotismo es una parte tan humana como la inteligencia, ambas se necesitan como en un ecosistema. Discute con elduendeperverso que todo lo lleva por un camino más bajo y es bastante unido a elduendedandy.

Imágenes: Google maps trayecto La Plata-Pipinas. Pipinas y su cohete, Dibujo de Gastón Villalva, Fotos de Playa La Lucila del mar y Atardecer en La Lucila Del mar, Todas propias.

 

(8) Día 1 de la Travesía…la emoción (segunda parte)

La primera ruta por la que anduve es la RP36 (7), que está pavimentada en casi todo su trayecto. Que me llevó desde La Plata hasta casi Pipinas. Fueron los primeros 104 kms.

El plan de recorrido tenía incluidas unas cuantas paradas. Tengo como valor la amistad y el respeto. Gracias a este principio, amigos y conocidos que sabían de este viaje, me abrieron sus puertas. Sus atenciones fueron de una manera tan gentil, que no sabré nunca como devolver tanto afán por hacerme sentir como en casa. Solo puedo decirles qué para cuando lo necesiten “Mi casa es su casa”. Y como dice un refrán árabe “Beso la tierra entre sus manos”, que significa los mejores deseos para ellos.

Intenté enlazar a muchos dentro del recorrido, incluso para visitar algunos, me salí de ruta. A otros por los que pasé casi por las puertas de su hogar, no pude visitarlos debido a qué siendo verano y época de vacaciones, estaban en otros lugares descansando. “Todo no se puede y menos con las manos ocupadas” diría elduendebobó.

 

Luego de viajar mucho por el mundo he descubierto que hay dos palabras mágicas que nos dan los anfitriones y que debe ser entendidas como un regalo divino. Esas palabras son; Bienvenido y quédate. Ellas tienen encapsulada la fórmula del afecto al huésped. Y saber entender que lo que se ofrece no es material si no esencialmente humano, es un plano de sabiduría esencial.

Pipinas, entonces, fue mi primera parada. Allí me esperaban Miguel y Norma, hermosa gente que conozco hace muchos años. Gente noble, de pueblo. Con valores increíbles hacia la familia. A ellos, les avisé apenas unos días antes, por que si les aviso con tiempo son capaces de asar a un elefante para agasajarme.                    Disfrutaban de su nieto Gian por unos días. Cualquiera sabe de qué son capaces los abuelos de dar por la felicidad de un nieto. Nace seguramente de allí esa leyenda que dice “Los padres crían a sus hijos y los abuelos los malcrían. Pero las relaciones nunca son con un solo lado. Quiero decir, los abuelos no tienen la exclusividad de esa conducta. Existe otro lado de la relación.                                    Como dice elduendedandy; “Los nietos son siempre más “bichos” que nuestros hijos”.

La seguimos…

(7) Ruta Provincial 36. En Argentina existen las Rutas Nacionales (RN) que tienen un larguísimo trayecto, las Rutas Provinciales (RP) que justamente su recorrido es dentro de los límites de una provincia. En este caso la RP36 nace en El Puente Pueyrredón de Avellaneda y atraviesa varias localidades hasta llegar al empalme con la RP11 a 7 kms de Pipinas. Tiene una extensión de 155 kms. Todo en la provincia de Buenos Aires.

Imágenes; Junto a Anibal (curioso vecino), Miguel y Norma en Pipinas. Budín que Norma hizo para recibirme. Una picada previa a los sorrentinos en Pipinas. Todas propias.

 

 

(9) Día 1 de la Travesía…la emoción (tercera parte)

Llegar a Las Pipinas fue fácil. Tantos eran los deseos por emprender este viaje, qué hacer los primeros tramos fue un trámite grato.

Siete kilómetros antes de arribar al pueblo, la RP36 empalma con la RP11 (8) que nos deja exactamente en la entrada. Esa fue la segunda ruta transitada con el hotelito viajero (Kangumovil).

Un detalle importante que debo recordarle a quién lee estas crónicas, es qué soy argentino con doble nacionalidad con la italiana. Hablo casi cuatro idiomas, o que por lo menos con ellos me defiendo. Vale la aclaración debido a que si bien este viaje ha sido planeado para recorrer solamente suelo argentino donde se habla español, en el trayecto nos vamos a encontrar con viajeros de otros lugares del mundo y es fabuloso poder entablar charlas con ellos, con sus vidas, realidades y sueños. Si bien, como siempre dice elduendedandy; “Si visitás un lugar, trata de hablar como la gente que habita ese lugar de destino”, no está mal, aprender un poco del idioma de quien nos visita.

Llegué a media mañana y me estaban esperando los primeros anfitriones junto a algún vecino curioso. Justo a tiempo para unos buenos mates. Norma, una mujer muy afectiva y sin dudas, excelente cocinera, puso en la mesa un budín casero y de sus propias manos, para acompañar el brebaje. Los gordos, se sabe, no sabemos decirle qué no a las cosas dulces. Así que le entré a ese manjar, cómo a un choripan de cancha (9). Mientras tanto ella, atendía sus asuntos comerciales (atiende un pequeño negocio en su casa), nos quedamos hablando de la vida con Miguel, su esposo, un hombre que ha trabajado como mecánico en su taller durante toda su vida. Lo que sabe este hombre de ese oficio, es para escribir varios libros. Pero además, las personas cómo él, que tienen habilidad para el uso de herramientas, son capaces de resolver todos los inconvenientes que se les presenten. Y por supuesto, no se imaginan cómo bajan los costos de una reparación de algo propio.

Hablamos del pueblo, que ellos vieron crecer y brillar. Hoy es una región con mucho exilio. Qué se iniciara a partir del cierre de la fábrica de cemento Corcemar (10) y el cierre del ramal ferroviario que lo conectaba a otros puntos. La producción local está muy limitada. Con una población de unos mil habitantes y dentro del Partido de Punta de Indio, Las Pipinas es un pueblo tranquilo y con esperanzas mínimas de progreso.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Mientras hablábamos, el nieto Gián, estaba cerca y le propuse jugar al ajedrez con el celular antes del almuerzo. Dice elduendebobó qué; “No hay niño que juegue a perder”, y no se imaginan la posesión que tenía mi pequeño rival por derrotarme. Él, jugaba muy rápido, y cometió un error grosero. Le dí la oportunidad de volver atrás esa jugada horrible, y aceptó. Le enseñé dónde debía hacer clic si quería volver atrás y a partir de allí, cada vez que yo jugaba, él volvía atrás dos jugadas. Así inventamos entre risas, el ajedrez para atrás.

La niñez es esa etapa de la vida a la que debemos volver más seguido”, elduendebobó.

La seguimos…

(8) Ruta Provincial 11. Nace en Punta Lara (Ensenada) y luego de recorrer 583 kms termina en Mar del Sur (cerca de Necochea). Todo el recorrido dentro de la provincia de Buenos Aires.

(9) Choripan de cancha; embutido de carne y especias asado que se sirve entre dos panes para ser comido como un sandwich.

(10) Ese predio fue expropiado por el Estado y fue usado como lugar de lanzamiento de cohetes de la Comisión nacional de Actividades Espaciales (CONAE) a partir de 2014. Hoy desguazada (2020).

Imágenes: Cartel de estación la Pipinas de Wilkipedia, Entrada a Las Pipinas de ruta0.com, Polo Espacial de Conocelaprovincia.com, Sueño con un rey acorralado, propia.

 

 

(10) Día 1 de la Travesía…la emoción (cuarta parte)

En los pueblos, lo que mejor se sabe, es comer. Cualquier habitante tiene una parrilla, un árbol y una mesa al aire libre. Y por demás un gran corazón para compartir. Es una costumbre poner en la mesa para diez personas comida para veinte. Siempre sobra, siempre.

Recorrimos el jardín y vimos un par de sapos intentando entrar a la casa. En las ciudades ya no se los ve gracias a los fungicidas que matan a los insectos que son su alimento. El hombre siempre rompiendo la naturaleza.

Luego de un potentoso almuerzo viene la modorra que invoca siesta. Pero elegimos una buena sobremesa de charla que duró hasta las 15 hs en qué me encaminé hacía La Lucila del Mar en la Costa Atlántica donde me esperaba la segunda parada y los próximos anfitriones.

Prometí llegar hasta ese punto geográfico a las 19 hs habiendo solamente 209 kms, siempre por la buena RP11 (llamada Interbalnearia).

Es un recorrido que lleva a una gran cantidad turistas desde la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, muchos de los cuales quieren llegar lo más rápido posible sin respetar velocidades máximas. Lo que la convierte en una ruta peligrosa. De hecho, antes de llegar hubo dos accidentes con heridos. A pesar de control policial que tiene.

 

Mi intención era caminar por la playa de ese lugar antes de tocar timbre. Y así lo hice durante una hora.

 

 

 

 

 

 

Caminar sobre la arena descalzo escuchando al mar, es un momento que yo relaciono con estar con uno, con pensarse, con relajarse. Claro qué la playa estaba poblada por muchas personas que vacacionaban. Y que podía verlas y escucharlas. Así cómo también vendedores ambulantes ofreciendo sus productos, algunos a los gritos, otros personalmente y otros mostrando sus carros y banderas.

Pero si uno quiere, obviarlos, la receta es caminar cerca de la orilla y mirando hacia el horizonte marino. Mi recomendación es no hacer esto con el sol a plomo, recuerden que a esta hora en la que paseo son minutos de casi atardecer. Para mí, la mejor hora junto con la del amanecer. No sé ustedes…

La seguimos…

Imagenes: Miguel sacando sapos al jardín (Propia), De espaldas al monumento Tronador de Las Pipinas (Propia),Mapa (Google maps), Accidente y control en RP11, Playa de La Lucila hacia el norte y hacia el sur, Gente comprando en un carro de playa y familia jugando al tejo

 

Acerca de elduendeoscar

Curioso ladrón de palabras en desuso, especialista en rompecabezas con letras y reciclador de lo inhóspito. Todo lo hago para entretenerme mientras voy muriendo. Mentiroso narrador de lo que existe como evidencia y testaferro de la verdad absoluta de las miserias.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Crónicas del viaje de un loco por la Ruta 40 (Posteos del 1 al 10)

  1. Eduardo dijo:

    Hola Oscar, muy emocionante el relato del viaje, realmente me atrapó.. y me gustaría recibir los próximos relatos de esta maravillosa aventura. Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s