LOS OJOS DE LA SABIDURÍA

Los ojos de la sabiduría.

“Estar cerca produce cierto goce, llegar es un placer”

elduendedandy

Deseaba que Lisboa me cayera simpática, pero había llegado hacia dos horas y no encontraba mi lugar de destino. Tenía problemas con mi teléfono y no había manera de comunicarme. El humor empezaba a cambiarme. Me hago cargo de no haber tomado la precaución de tener un mapa para guiarme mejor. Pero desde abajo, antes de subir este cerro, me ubique visualmente hacia donde debía ir y consulté dos veces por la misma dirección, la que no encontré de inmediato.

Mi tozudez decía que estaba cerca mientras caminaba, pero algo me desconcertó mucho al pasar por delante de una ciega que pedía limosnas.

LOS OJOS DE LA SABIDRURÍA

Estaba sentada sobre el umbral de una ventana vestida completamente de negro, con un aspecto andrajoso y de mirada ida. Cuando pasé por su lado ella dijo claramente en español:

-Dejarás de ser quién eres si empiezas a desesperarte a medida que crece la noche.

Miré el escaso entorno y descubrí que estábamos solos en esa callecita, en esa rúa que bajaba. No había puertas o ventanas que permitieran comprender que ella estaba hablando con alguien que no fuera yo. Solo un aroma a sopa de verduras corría acompañando la escasa brisa del lugar.

Me detuve para mirarla, y ella sin hacerlo volvió a hablarme:

-Estás perdido, tienes ojos y no puedes ver donde llegar.

-¿Qué sabes tú de lo que me pasa? Le respondí algo ofendido.

-Has pasado hace un rato por aquí y no me has escuchado cuando te pedí unas monedas. Eres una buena persona y sé que puedes ayudarme. Yo también soy una buena persona y puedo ayudarte. Dijo la anciana sin apartar la mirada hacia el cielo.

-Puedo jurar que no he pasado por aquí y que no la había visto. Dije convencido de tal cosa.

-Estás caminando tanto por que te sobran fuerzas para llegar a cualquier parte, eso es muy bueno, nace desde adentro de tu corazón que está lleno de emoción. Pero no has usado tu razón para encaminarla. Respondió la ciega con cierto aire de profundidad.

-No sé si debo agradecerle lo que ha dicho. Tiene mucho de verdad. Cierto es que estoy un poco confundido pero ya resolveré mi problema. Respondí confesando cierto malestar.

-Tienes herramientas para resolverlo, si bien ésta es una ciudad para perderse, tú estás más cerca de lo que crees. Contestó.

-¿Y cómo lo sabe? Pregunté desafiándola.

-Es que hay dos momentos en la vida;  la emoción por un lado y reflexionar sobre ella. Pero siempre primero la emoción. Vuelve hacia ella y reflexiona. Vuelve hacia tu lado más humano.

-¿El primer momento tiene que ver con que la escuche y el segundo con que le dé unas monedas por sus palabras? Le pregunté aún desconfiado.

Sin darle ninguna importancia a lo que dije, respondió:

-Comunicarse con alguien es sabio. Permite conocer más allá de uno mismo. También importante es tener hacia dónde ir y luego llegar. Tú ya has dado el primer paso.

Su frase llena de calma y de sabiduría hizo que me relajará y me sentará cerca. Luego de un momento de silencio entre ambos pude entender de qué se trataba. Saqué unas monedas y las puse sobre un lienzo que ella tenía expandido en el suelo cerca de sus piernas cruzadas. Todo lo hice cuidando de no hacer ruido alguno. Sin embargo al colocar la cuarta y última moneda ella me lo agradeció como si me estuviera mirando. Y soltó su última frase…

-Si tu camino es cuesta arriba, sube. Pero siempre te hará bien bajar para volver a subir.

Luego de pensarlo un poco, encontré la casa de mi amigo, que ciertamente no estaba lejos.

Volví más descansado al otro día para verla, pero según me dijeron, había subido por otra rúa.

elduendeoscar

Escrito en Lisboa luego de una intensa charla con Tony, mi couch, donde filosofamos la vida entre palabras de Saramago y Virgilio Ferreira. Junio de 2014.

Anuncios

Acerca de elduendeoscar

Curioso ladrón de palabras en desuso, especialista en rompecabezas con letras y reciclador de lo inhóspito. Todo lo hago para entretenerme mientras voy muriendo. Mentiroso narrador de lo que existe como evidencia y testaferro de la verdad absoluta de las miserias.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a LOS OJOS DE LA SABIDURÍA

  1. Nancy Ethel Ibarra dijo:

    Excelente!! suerte en tu recorrido!!! La felicidad no pasa solamente por alcanzar lo soñado…sino también de disfrutar en el camino de la búsqueda!! Beso enorme Nan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s